Es justamente en los momentos de estrés cuando mejor debemos gestionar nuestro tiempo.

Es en ese periodo de caos cuando mejores decisiones debemos de tomar para no tirar todo el trabajo por la borda. Para no perder ese control, debemos de fijarnos unas metas claras ante estas situaciones y sobre todo, mantener el foco en lo importante.

Me llamo Christian, creador del blog Productividad Al Máximo, y ayudo a personas a ser más productivos en su día a día mediante recursos sobre productividad personal y hábitos saludables.

Siempre será mucho más fácil decirlo que hacerlo, pero para eso debemos de trabajar la fuerza de voluntad.

Si tratas de sacar adelante con la presión de la hora límite que se te viene encima, es más que probable que los errores vengan. Tu rendimiento aquí pende de un hilo. En lugar de entrar en pánico ante estas situaciones, te voy a explicar cómo ponerle remedio con 5 consejos básicos que siempre debes de tener en mente:

 

1. NO MÁS DE UNA TAREA AL MISMO TIEMPO

 

Se traduce básicamente en permanecer focalizado.

Es posiblemente el hábito más importante que tanto tú como los miembros del equipo con el que estés trabajando tiene que meterse en la cabeza.

En lugar de ir haciendo las tareas urgentes que van apareciendo, prioriza. Busca aquellas tareas que de verdad te van a llevar al objetivo final y déjate de ir apagando fuegos de los demás.

Tú también tienes prioridades y no son menos importantes que la de los demás. Si terminas haciendo lo contrario, el rendimiento al finalizar el día verás que es bastante bajo.

Algo que puedes llevar a cabo desde ya es tomarse un tiempo por la mañana, en su escritorio tranquilamente, y eche un ojo a esa lista que tiene con las cosas que quiere conseguir hoy.

Lo mejor para ello es aislarse de cualquier tipo de distracción e interrupción que pueda tener. En la planificación está la salida a los momentos de caos.

 

2. PON FECHAS LÍMITE

 

Según dice la Ley de Pareto, si no estableces una fecha tope para una tarea, jamas llegaras a cumplirla.

Tienes que comprometerte a terminar una tarea llegado el momento. Si dejas una tarea sin fecha, iras aplazando con toda seguridad.

Esto no es solo para ti, sino también para tu equipo que tendrá que dar la cara llegado el momento. Es una forma más de crear responsabilidad dentro del grupo.

No tienes que ver esto como algo negativo. Todo lo contrario, es algo que hará del espacio de trabajo algo más saludable para todo el mundo.

Toma nota de todo lo que tienes que hacer y asigna una fecha hoy mismo para cada una.



3. PERMITE QUE TE AYUDEN

 

Deja tu orgullo a otro lado y pide ayuda cuando pienses que puedes terminar las cosas más rápido y con más calidad incluso.

Escucha a los demás, sus opiniones, sus posibles obstáculos para ofrecer apoyo si es necesario, pero nunca cierres esa puerta.

Aunque el estrés reine en esos momentos de crisis, no caigas en el error de alejarte del equipo. No existe la vergüenza aquí, trata siempre de ver las necesidades de los demás.

En la medida de lo posible, habrá que delegar las tareas en las que tú no seas el más indicado. Cada persona tiene su rango de acción. Define el tuyo y pasa el resto al más indicado.



4. PLANIFICA

 

Es de extremada importancia que lleves un plan al que puedas ceñirte. De otra forma, empezaras por dispersar la atención, a improvisar tareas que no vienen a cuento.

Cuando planificas lo que quieres hacer y cómo lo vas a hacer, podrás tomar acción, y no antes. Solo creando objetivos inteligentes o SMART podrás asegurarte de ello.

Ya hemos hablado de la importancia de marcar esos objetivos por la mañana, de las cosas que quieres lograr. Ya sabes pues hacia dónde se dirige el foco de trabajo.

Aprovecha para hacer ese plan al menos una vez a la semana con las ideas generales y activa luego cada día una agenda más accionable y lo más estricta posible. Lo ideal es hacerlo la noche antes, para no tener que pensar la mañana siguiente e ir directamente a lo importante.

 

5. PERMANECE CALMADO

 

Bajo ninguna circunstancia, perder el control.

Es algo crucial que cualquier persona, más aún si eres líder de equipo, los cuales se enfrentan día sí y día también a problemas y obstáculos varios.

Siempre que llegue algo nuevo, mantén la cabeza fría, no importa la presión que están ejerciendo sobre ti. Si los demás te ven así, inconscientemente ellos también se calmaran y las soluciones empezaran a fluir más fácilmente.

Algo que puedes hacer para mejorar este aspecto, es realizar actividades de relajación, como el yoga, la meditación o simplemente caminar en silencio.
Otra cosa más activa, es leer o escuchar libros sobre motivación y desarrollo personal.

 

CONCLUSIONES

 

Pinceladas sobre estos puntos básicos que tienes que tener siempre en mente. Harán que tu efectividad se vea gratamente incrementada.

Además, son aplicables a casi cualquier aspecto de la vida, no solo en el trabajo: con la familia, amigos, etc.

 

Si crees que el tiempo es el mayor problema para alcanzar tus objetivos, te invito a leer la guía gratuita que he preparado para ello.

Puedes encontrarme en la web Productividad Al Máximo o en mis redes sociales: TwitterFacebook

Echa un ojo también a la reseña que Paco ha hecho en este mismo blog.

 

 

About Christian productividadalmaximo.com

Ayudo a personas que quieren emprender su propio proyecto cuyos trabajos fijos les dejan poco tiempo. En Productividad Al Máximo encontrarás recursos sobre productividad personal, hábitos saludables y emprendimiento. Si quieres dar los primeros pasos, accede a mi guía gratuita y empieza a ser el jefe de tu tiempo.

Comments are closed.

Post Navigation