ACTUACIÓN EN CASO DE URGENCIA
Para atenuar los efectos de estos casos, lo primero es no agobiarse e intentar afrontar el problema de la mejor manera posible para que el niño no sufra. Si los padres mantienen la calma, el niño se sentirá más seguro.

 Actúa siempre con la premisa de “no producir mayor daño”.
 Evalúa la situación y asegura la zona.
 Acomoda y tranquiliza al pequeño, muévele lo menos posible.
 Ante desconocimiento o situaciones complejas PIDE AYUDA. En el caso concreto de la piscina acude al socorrista, éste activará el resto de dispositivos si fuera necesario. Fuera de la piscina llama al 112. Intenta mantener la calma y aporta la información que se te pida.
Más importante que saber cómo actuar es tener claro qué no hacer en estos casos. Para ello:
 No dejes solo al pequeño.
 No le agobies con mil preguntas.
 No toques la zona herida sin protección.
 No muevas al pequeño sin necesidad.
 Nunca debes alinear los huesos en caso de fractura.
 No pases por alto una hemorragia.
 No le des comida, bebida o medicación.
Bien es verdad que, la mayor parte de las veces, ante una situación de urgencia, y más cuando se trata de nuestro hijo, la lógica nos lleva a actuar de forma correcta. Pero esa implicación emocional puede hacer que reaccionemos de forma impulsiva y, sin querer, dificultemos la situación. Por este motivo, es interesante conocer algunos procedimientos básicos que nos resultarán útiles en la piscina para saber actuar con calma, rapidez, y efectividad.

Hecha un ojo a estos artículos!

About Francisco Sánchez Aguilar

Certificado Profesional en Actividades Acuáticas (natación bebés, infantil, adultos, 3ªedad, aquagym...), socorrista acuático. Instructor de Soporte Vital Básico y DESA, formador primeros auxilios. Monitor de Gimnasio. Profesor de Ciclo indoor. Papá ;)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Post Navigation