¿Vas a opositar a Policía?

¿Necesitas preparar la parte de piscina?

¿No sabes cómo bajar tiempos para sacar la mejor puntuación?

Actualmente estoy entrenando varias personas a distancia (escríbeme y te cuento 637067006).

Los que ya me conocéis sabéis que soy 100% acuático, que me encanta el agua y la docencia.

Seguramente también sabréis que mi principal trabajo es enseñar a nadar, aunque también me dedico a:

  • Enseñar a nadar a adultos
  • Mejorar técnica
  • Charlas, talleres y conferencias sobre natación y nuevas metodologías
  • Preparación parte acuática de oposiciones
  • Natación terapéutica

Está semana una persona contactó conmigo para echarle una mano en su prueba de natación, pero tenía poco tiempo. Quedé con esta persona y… Bueno mejor que os cuente él mejor ¿vale?

 

Buenos días blogueros soy un opositor y he de deciros que el entrenamiento que hace Paco Sánchez es brutal. Os preguntaréis ¿por qué?

Bien, yo con sus consejos en un solo día he bajado 3 segundos la prueba. Cómo lo hace????

Muy sencillo. Paco no trabaja a la antigua usanza sólo haciendo metros. Paco no está fuera de la piscina, se moja, entrena dentro. Te apoya 100%. Se nota que tiene formación en coaching deportivo. Porque digo esto, porque el opositor va a las sesiones de natación con otros profesores y los revientan a series a largos que lo que hacen es fundir y que no les apetezca volver.

A mí me ocurrió, pero desde que me dió esos consejos en tan sólo 1.5 horas he cogido un habito y voy muy a gusto a nadar. Para mí es un ejemplo a seguir, os digo sinceramente que no dudaré en ponerme de nuevo con el. También te lo recomiendo a ti. Los logros se logran con constancia pero a la vez disfrutando de los entrenos. Gracias por tus consejos Paco.

Si eres de fuera de Pamplona, no te preocupes, también te puedo ayudar a distancia. Contacta conmigo y te doy más detalles 🙂

 

El coaching es un proceso mediante el cual, el coach (el entrenador) ayuda al coachee (persona que entrena) a conseguir sus objetivos y metas. 

Pero lo fundamental de todo esto es la palabra: proceso. Es decir, existe un punto de partida, una evolución y un objetivo final. Para ello, el coach o entrenador cuenta con recursos para establecer el punto de partida, entrevistas, objetivos del cliente, pautas a seguir, calendario…

Os cuento todo esto hoy porque hace ya tiempo que creé un curso que se llama “50 ejercicios para aprender a nadar”. Con este curso, estoy ayudando a personas que están muy lejos de mi alcance geográfico a conseguir sus objetivos. Más que un curso, con el paso del tiempo y alumnos se ha convertido en un PROCESO de coaching, mediante el cual el alumno y yo hemos establecido lazos y vínculos, me cuenta sus inquietudes, sus miedos, sus progresos. Yo le ayudo con pautas personalizadas a conseguir sus objetivos. 

Para ello, hablamos y se establece un punto de inicio. Con el proceso de coaching se establecen los objetivos (cada persona tiene los suyos, uno con flotar les es suficiente, otros saben nadar pero necesitan consejo para mejorar la técnica, otros se cansan mucho y quieren economía en el agua….). Estos objetivos se van cumpliendo con pautas y un calendario de trabajo establecido. Siempre tenemos mucha comunicación.

El mérito final por supuesto no es mío, es el alumno quien lo consigue, quien se supera, yo sólo estoy ahí para ayudarle, guiarle y mostrarle el camino a seguir.

Si crees que no puedes aprender cosas a distancia, es porque no has estado conmigo 😉

Conóceme y prueba.

“10 herramientas para ser mejor profesional”.

En este curso de una hora de duración  voy a ofrecerte 10 herramientas para que seas mejor profesional. No son pautas ni una guía. Son herramientas para que te hagan pensar, meditar y juntos hagamos que tú seas mejor persona y profesional.

Me acompañas?

Te guiaré a través de 1 hora de ejercicios para ser mejor profesional. Precio: 5€
Curso online. 1 hr de duración.
#coaching
Formacion.franciscosanchezaguilar.com

¡Buenas tardes! ¿Qué tal vamos por ahí?

Hoy quiero hablaros nuevamente en este post sobre coaching, ya sabéis que suelo escribir mucho sobre natación de bebés, infantil, natación de adultos, nuevas técnicas…. pero no me gusta dejar de lado el tema de coaching, y sobre todo el deportivo.

Porque es interesante que los profesores o entrenadores, sea cual sea nuestra disciplina sepamos conectar con nuestros alumnos, los competidores, y sepamos sacar lo mejor de cada uno de ellos/as.

Es por ello, que me gustaría resaltar ciertos puntos -claves para mí-, en este post que son:

  • Qué implica hacer deporte
  • Ser el mejor entrenador
  • Qué es el coaching
  • Por qué hacer coaching con nuestros alumnos

Como se suele decir, mejor empezamos por el principio, ¿no os parece? Ya sabéis que cualquier duda, sugerencia o aquello que se os ocurra, mi contacto está siempre disponible 😉

Empezamos por el primer punto: qué implica hacer deporte. Aquí tenemos la primera disyuntiva: ¿deporte de competición si o no? Puede que vuestra respuesta sea: sí, hacer deporte para competir y ganar, no, hacer deporte para estar sano o como ocio. Yo me planteo el tema un poco más complejo: ¿contra quién compites? Es decir, todos sabemos que hacer deporte es sano, pero aunque no compitamos oficialmente, siempre competimos contra uno mismo.

Si pasamos al segundo punto, me pregunto: ¿por qué ser el mejor entrenador? Para mí ser el mejor entrenador no es el que gana más campeonatos, sino el mejor entrenador es el que saca lo mejor de cada alumno, le motiva, le ayuda y le acompaña en su propio proceso de aprendizaje. En mi trabajo por ejemplo, no es tan importante hacer muchos largos en la piscina, sino que cada niño/a se supere y consiga sus propios retos. Si hablamos de otros deportes, en fútbol no es tan importante meter goles, sino ser mejor compañero, ayudar a que otros metan goles, pasarlo bien, ser honesto. Lo mismo ocurriría en baloncesto, badminton, tenis….

Seguramente ya sabrás lo que es coaching, pero aún así te voy a explicar brevemente de qué va. Coaching viene del verbo inglés “to coach”, que significa entrenar. Hacer de coach es entrenar a una persona o grupo, acompañarlas, instruir para la consecución de sus propios objetivos y metas. Una parte fundamental en el coaching es la MOTIVACIÓN. Un niño, un adulto o cualquier persona que va a ser entrenada, si no está motivada, no va a conseguir sus metas (esto es evidente). Además, todo aquello que hacemos con pasión se nota, y los resultados son notables. Por poneros un ejemplo, si me gusta mucho el baloncesto puedo comprarme una camiseta de la NBA de mi equipo favorito. Eso hará sentirme bien conmigo mismo, y siempre que me la ponga para entrenar u otra actividad, automáticamente mi centro de motivación se activará positivamente. Si hablamos de natación, comprarme un bañador de mi gusto, las gafas que siempre quise, ese mp3 acuático…

Y pasando ya al último punto, es evidente que un entrenador no debería sólo dedicarse a “entrenar”. Porque entrenar es un proceso más complejo, no sólo indicar los ejercicios a realizar en función de los objetivos, sino acompañar, motivar y en definitiva, ser uno más con el equipo o la persona a entrenar. Recordad que no somos máquinas, somos humanos, y los sentimientos y emociones mueven el mundo.

Buenos días!.

Ayer día 27 de junio (2018) tuve el placer de ofrecer una charla sobre prevención en Piscinas para familias.

Con una hora de duración aproximada nos reunimos en el Kulturgune de Berriozar y estuvimos hablando sobre conceptos como:

  • Qué es la prevención
  • Que son los riesgos
  • Tipos de piscinas: pros y contras
  • Material de piscina y natación
  • El ahogamiento

Fue una charla colaborativa, en la que las familias preguntaron sus dudas de cara al verano. Algunas dudas que se planteaban eran:

  • Qué material puedo utilizar este verano con mis hijos
  • Qué puedo hacer para jugar con ellos con seguridad?
  • Como se si se está ahogando o si está jugando?
  • Es bueno que aprendan a flotar?
  • Cómo puedo organizarme si tengo 2 peques para bañarme con los dos a la vez?

También hicimos ejercicio prácticos para tomar CONCIENCIA de las posibles situaciones que se nos puedan presentar en verano.

Una charla necesaria, instructiva.

Poco a poco, conciencia a las familias sobre los beneficios y riegos de las piscinas y en general del agua.

Muchas gracias a los que asistieron y los que no pudieron pero ayudaron a difundir

 

Buenas!
La semana que viene voy a dar una charla en Berriozar sobre seguridad en Piscinas para familias.

Aprenderemos a evitar y gestionar riesgos. También os hablaré sobre material de natación, riegos y beneficios.
Podrás traer tu material para consultar dudas. Puedes venir con tu peque ya que haremos prácticas!

La entrada es libre hasta completar aforo, así que os recomiendo que me mandes un correo si estás interesado/a para saber como vamos de aforo 🙂
Pakinen.sanchez@gmail.com
637067006

Es justamente en los momentos de estrés cuando mejor debemos gestionar nuestro tiempo.

Es en ese periodo de caos cuando mejores decisiones debemos de tomar para no tirar todo el trabajo por la borda. Para no perder ese control, debemos de fijarnos unas metas claras ante estas situaciones y sobre todo, mantener el foco en lo importante.

Me llamo Christian, creador del blog Productividad Al Máximo, y ayudo a personas a ser más productivos en su día a día mediante recursos sobre productividad personal y hábitos saludables.

Siempre será mucho más fácil decirlo que hacerlo, pero para eso debemos de trabajar la fuerza de voluntad.

Si tratas de sacar adelante con la presión de la hora límite que se te viene encima, es más que probable que los errores vengan. Tu rendimiento aquí pende de un hilo. En lugar de entrar en pánico ante estas situaciones, te voy a explicar cómo ponerle remedio con 5 consejos básicos que siempre debes de tener en mente:

 

1. NO MÁS DE UNA TAREA AL MISMO TIEMPO

 

Se traduce básicamente en permanecer focalizado.

Es posiblemente el hábito más importante que tanto tú como los miembros del equipo con el que estés trabajando tiene que meterse en la cabeza.

En lugar de ir haciendo las tareas urgentes que van apareciendo, prioriza. Busca aquellas tareas que de verdad te van a llevar al objetivo final y déjate de ir apagando fuegos de los demás.

Tú también tienes prioridades y no son menos importantes que la de los demás. Si terminas haciendo lo contrario, el rendimiento al finalizar el día verás que es bastante bajo.

Algo que puedes llevar a cabo desde ya es tomarse un tiempo por la mañana, en su escritorio tranquilamente, y eche un ojo a esa lista que tiene con las cosas que quiere conseguir hoy.

Lo mejor para ello es aislarse de cualquier tipo de distracción e interrupción que pueda tener. En la planificación está la salida a los momentos de caos.

 

2. PON FECHAS LÍMITE

 

Según dice la Ley de Pareto, si no estableces una fecha tope para una tarea, jamas llegaras a cumplirla.

Tienes que comprometerte a terminar una tarea llegado el momento. Si dejas una tarea sin fecha, iras aplazando con toda seguridad.

Esto no es solo para ti, sino también para tu equipo que tendrá que dar la cara llegado el momento. Es una forma más de crear responsabilidad dentro del grupo.

No tienes que ver esto como algo negativo. Todo lo contrario, es algo que hará del espacio de trabajo algo más saludable para todo el mundo.

Toma nota de todo lo que tienes que hacer y asigna una fecha hoy mismo para cada una.



3. PERMITE QUE TE AYUDEN

 

Deja tu orgullo a otro lado y pide ayuda cuando pienses que puedes terminar las cosas más rápido y con más calidad incluso.

Escucha a los demás, sus opiniones, sus posibles obstáculos para ofrecer apoyo si es necesario, pero nunca cierres esa puerta.

Aunque el estrés reine en esos momentos de crisis, no caigas en el error de alejarte del equipo. No existe la vergüenza aquí, trata siempre de ver las necesidades de los demás.

En la medida de lo posible, habrá que delegar las tareas en las que tú no seas el más indicado. Cada persona tiene su rango de acción. Define el tuyo y pasa el resto al más indicado.



4. PLANIFICA

 

Es de extremada importancia que lleves un plan al que puedas ceñirte. De otra forma, empezaras por dispersar la atención, a improvisar tareas que no vienen a cuento.

Cuando planificas lo que quieres hacer y cómo lo vas a hacer, podrás tomar acción, y no antes. Solo creando objetivos inteligentes o SMART podrás asegurarte de ello.

Ya hemos hablado de la importancia de marcar esos objetivos por la mañana, de las cosas que quieres lograr. Ya sabes pues hacia dónde se dirige el foco de trabajo.

Aprovecha para hacer ese plan al menos una vez a la semana con las ideas generales y activa luego cada día una agenda más accionable y lo más estricta posible. Lo ideal es hacerlo la noche antes, para no tener que pensar la mañana siguiente e ir directamente a lo importante.

 

5. PERMANECE CALMADO

 

Bajo ninguna circunstancia, perder el control.

Es algo crucial que cualquier persona, más aún si eres líder de equipo, los cuales se enfrentan día sí y día también a problemas y obstáculos varios.

Siempre que llegue algo nuevo, mantén la cabeza fría, no importa la presión que están ejerciendo sobre ti. Si los demás te ven así, inconscientemente ellos también se calmaran y las soluciones empezaran a fluir más fácilmente.

Algo que puedes hacer para mejorar este aspecto, es realizar actividades de relajación, como el yoga, la meditación o simplemente caminar en silencio.
Otra cosa más activa, es leer o escuchar libros sobre motivación y desarrollo personal.

 

CONCLUSIONES

 

Pinceladas sobre estos puntos básicos que tienes que tener siempre en mente. Harán que tu efectividad se vea gratamente incrementada.

Además, son aplicables a casi cualquier aspecto de la vida, no solo en el trabajo: con la familia, amigos, etc.

 

Si crees que el tiempo es el mayor problema para alcanzar tus objetivos, te invito a leer la guía gratuita que he preparado para ello.

Puedes encontrarme en la web Productividad Al Máximo o en mis redes sociales: TwitterFacebook

Echa un ojo también a la reseña que Paco ha hecho en este mismo blog.

 

 

¿Sabes lo que es el círculo de incertidumbre?

Hoy quiero hablaros un poquito de coaching, y quiero hablaros a través de un ejercicio que podéis hacer vosotros mismos en cualquier lugar, sólo os hace falta papel y lápiz (lo mismo estás en una cafetería y puedes hacerlo). 

Es un ejercicio muy sencillo, así que te animo a hacerlo, no te llevará más de 5 minutos. La idea de este ejercicio-herramienta es hacerte reflexionar. Quiero hablaros también de emociones, y es que coaching, gestión de emociones y PNL están muy unidos. Y lo vamos a ver con este ejercicio.

¿Para qué me sirve?

  • ¿Has sentido alguna vez frustraciones porque las cosas no salían como esperabas?
  • ¿Te has enfadado o sentido triste porque esa persona cercana no ha respondido como creías?
  • ¿Sientes un conflicto interior no resuelto?

¡Vamos a ello!

Coge papel y lápiz. Dibuja un círculo. Escribe dentro la palabra “yo”. Ese círculo representa lo que tienes controlado, ese entorno que puedes controlar, las situaciones que tienes bajo control. Ese círculo eres tú. A fin de cuentas, lo que puedes controlar eres tú, tus palabras, tu expresión corporal, tu tono de voz, tu comportamiento. No podemos controlar a otras personas pero sí que tenemos acceso a nosotros mismos. Ese círculo eres tú, y sólo tu tienes el poder de control sobre ti mismo.

Dibuja un círculo alrededor del otro tal como te muestro en la imagen. Ese otro círculo es tu círculo de incertidumbre. Son “esas cosas” que no puedes controlar. Ese círculo representan a otras personas y otras situaciones en las que no tienes acceso, no puedes controlar.

Muchas veces nos ocurre que queremos tener “todo” controlado, o queremos que otras personas respondan como nosotros lo haríamos; pero la realidad es que eso no ocurre. Sólo tu eres responsable de tus actos, y lo mismo pasa con las otras personas. Esperamos una cosa y recibimos otra, y eso nos puede provocar enfado, frustración, odio, pena…

Esta situación suele darse sobretodo en temas de crianza y maternidad, en la cual los padres tienen una forma de criar, los abuelos o suegros otras y se producen discrepancias. Se nos escapa de control. También ocurre en el trabajo, cuando otras personas no responden como esperábamos. 

Lejos de ser malo, lo cierto es que son situaciones enriquecedoras, en las que nos muestran puntos de vista diferentes; pero aceptarlos no es sencillo.

¿Estos círculos son siempre iguales?

De ninguna manera. Cada persona tiene sus propios círculos y se pueden modificar. El círculo del “yo” se hará más grande mientras más positivo sea, mientras más inteligencia emocional posea. Si tu cambias, cambias tu entorno, cambia con tu actos. Esa positividad hará el círculo de incertidumbre más pequeño. Y viceversa, pensamientos muy negativos hacen tu circulo del “yo” más pequeñito, tenemos menos control.

Debemos respetar otros puntos de vista, porque a fin de cuentas, el mundo se ve en función de las “gafas” que llevas puestas, ¿no te parece?

Si somos positivos, estaremos más dispuestos a escuchar otras versiones, otros puntos de vista. Seremos más receptivos, escucharemos y oiremos, practicaremos “escucha activa”. Seremos mejores personas emocionalmente, más estables y empáticas, y por ende mejores peronas.

Primeramente deberíamos definir qué es el Coaching brevemente para después describir sus fases. Según la  ICF: “el coaching profesional es el proceso de acompañamiento reflexivo y creativo con clientes que inspira a maximizar su potencial personal y profesional”. En nuestro caso de coaching deportivo vamos a potenciar el potencial de nuestro coachee en relación al deporte, vamos a mantenerlo en buen estado de ánimo, que influirá en su rendimiento deportivo. Para conseguirlo, vamos a ver las 6 fases del coaching. 

  1. Generación del contexto. Esta primera fase es de conocimiento entre coach y cliente. Es lógico pensar que primero debemos conocernos y analizar “por qué” necesita un coach. También debemos saber con quién vamos a tratar y en qué circuntancias se encuentra. No es lo mismo tratar con un deportista de élite que con una persona que realiza un determinado deporte por ocio y tiempo libre. En esta primera fase el coach ayudará a su cliente a establecer su objetivos u objetivos para la consecución de la meta. También se analizarán los obstáculos que puedan surgir para esta consecución. Es normal modificar objetivos según avanza el proceso. Esta es una fase de toma de contacto, en la cual coach y cliente comienzan a conocerse.
  2. Situación actual. Como en todo proceso, necesitamos saber “de dónde partimos”. Si no sabemos cuál es nuestro inicio no podríamos establecer objetivos a futuro ni un programa efectivo de trabajo. Con lo cual, una vez que el coach ha generado un ambiente de confianza, se puede establecer cuál es el punto actual y en función de esto comenzar a trabajar, a trazar nuestra línea de trabajo.
  3. Situación futura. Tan importante es saber de dónde partimos, como saber hacia dónde vamos. Queremos saber hacia dónde caminamos. Ya conocemos muchas cosas en este punto, sabemos por qué necesita un coach, y sabemos de dónde partimos. Ahora queremos saber nuestro futuro, las metas (estableceremos objetivos para conseguir la meta, que no es lo mismo). Para conseguir esa situación de futuro, debemos ser conocedores de otros factores como: cómo lo vamos a conseguir, retos, circunstancias a favor y en contra…. También debemos saber con qué herramientas contamos para conseguir los objetivos así como la temporalidad, fundamental en todo proceso (un proceso no es infinito, tiene inicio y fin).
  4. Retroalimentación. De suma importancia en el proceso de coaching. Una vez iniciado el proceso, es fundamental que ambos establezcan conversaciones efectivas, transparentes, sinceras y eficaces para obtener la mayor cantidad de información posible.
  5. Plan de acción. Es hora ya de comenzar a trabajar. Ya contamos con objetivos, necesidades, posibles dificultades, herramientas disponibles, recursos, así como una buena relación basada en la confianza. Ahora es trabajo de ambos: trabajar para conseguir los objetivos del coachee. El coach propiciará la evolución, progreso y facilitación a su cliente, manteniendo su motivación alta. Es importante que nuestro cliente conozca sus dificultades así como las posibles alternativas para superarlas con éxito. El plan de acción contendrá qué vamos a hacer, cómo vamos a trazar nuestro itinerario o camino, cómo vamos a solventar los posibles problemas, conocer anclas, virtudes, beneficios….
  6. Con respecto al punto anterior es importante no sólo la consecución de objetivos sino también realizar un seguimiento, y saber si el objetivo se mantiene.

Podemos resumir entonces, que todo proceso de coaching tenemos un itinerario que va desde conocer a nuestro cliente, saber por qué nos necesita, ayudarle a conocer sus objetivos y a cumplirlos con éxito, todo esto mediante un proceso fluido, de confianza, feedback y con un plan de acción eficaz.

Buenos días!

Hoy quiero hablaros un poquito de Coaching.  Es un tema en el cual me he metido hace poco pero que estoy entusiasmado. También estoy “de lleno” en temas de PNL, y la verdad que me está gustando mucho, con lo cual me anima a seguir formándome, aprendiendo, leyendo, estudiando.

Lo primero de todo, debería deciros qué es para mí el coaching. Entiendo el coaching como un proceso, un proceso en el cual el Coach ayuda, facilita y guía a su alumno o cliente (o coachee) a conseguir sus objetivos mediante técnicas adecuadas.

El Coach nunca dice “lo que hay que hacer”, lo mismo que no le puedes decir a una persona cómo sentir. El Coach ayuda y guía para que su cliente consiga sus propios objetivos.

Por ejemplo, tengo un cliente que quiere trabajar desde casa, pero no sabe cómo conseguirlo y se sienta perdido. Mi trabajo en este sentido no es decirle “cómo hacer las cosas”, sino trabajar con esta persona y que él mismo se auto-conozca y descubra el camino a seguir, un camino que haremos juntos. El mérito no será del coach, sino será de ella por conseguir sus objetivos, yo tan sólo le ayudo a conseguirlo.

Esta camino se traza en las sesiones. Un esquema de trabajo podría ser el siguiente:

  1. Si no se sabe el objetivo a conseguir, ayudarle a encontrarlo
  2. Una vez sabemos el objetivos ver cómo se puede conseguir
    1. Salir de la zona de confort
    2. Trazar un camino o itinerario
  3. Plan de consecución de objetivos
  4. Temporalidad y número de sesiones
  5. Verificar que los pasos 1 y 2 son correctos
  6. Feedback.
  7. Posibles amenazas o problemas del proceso

Es decir, tenemos que saber qué objetivos tenemos, cómo vamos a enfrentarlos y cuánto tiempo nos va a llevar (estimación), verificar en todo momento que todo marcha según lo previsto, y sino ir encauzando. Y por último ver con qué problemas nos podemos encontrar y posibles salidas.

Muchas veces conseguir los objetivos va a ser sencillo, y tan sólo se necesitarán unas pocas sesiones (2 o 3). En otros casos el proceso será más largo. También puede ocurrir que el objetivo sea “demasiado grande” y debamos estructuras bien pequeñas metas y un buen itinerario.

Ya para acabar, deciros que el coach no es un psicólogo, un coach trata con personas “sanas”, le ayuda mediante técnicas y procedimientos a alcanzar objetivos.

Coach significa entrenar, por lo cual trabajaremos, entrenaremos para conseguir objetivos y maximizar todo el potencial que hay en cada uno de nosotros.