¿Sabes lo que es el círculo de incertidumbre?

Hoy quiero hablaros un poquito de coaching, y quiero hablaros a través de un ejercicio que podéis hacer vosotros mismos en cualquier lugar, sólo os hace falta papel y lápiz (lo mismo estás en una cafetería y puedes hacerlo). 

Es un ejercicio muy sencillo, así que te animo a hacerlo, no te llevará más de 5 minutos. La idea de este ejercicio-herramienta es hacerte reflexionar. Quiero hablaros también de emociones, y es que coaching, gestión de emociones y PNL están muy unidos. Y lo vamos a ver con este ejercicio.

¿Para qué me sirve?

  • ¿Has sentido alguna vez frustraciones porque las cosas no salían como esperabas?
  • ¿Te has enfadado o sentido triste porque esa persona cercana no ha respondido como creías?
  • ¿Sientes un conflicto interior no resuelto?

¡Vamos a ello!

Coge papel y lápiz. Dibuja un círculo. Escribe dentro la palabra “yo”. Ese círculo representa lo que tienes controlado, ese entorno que puedes controlar, las situaciones que tienes bajo control. Ese círculo eres tú. A fin de cuentas, lo que puedes controlar eres tú, tus palabras, tu expresión corporal, tu tono de voz, tu comportamiento. No podemos controlar a otras personas pero sí que tenemos acceso a nosotros mismos. Ese círculo eres tú, y sólo tu tienes el poder de control sobre ti mismo.

Dibuja un círculo alrededor del otro tal como te muestro en la imagen. Ese otro círculo es tu círculo de incertidumbre. Son “esas cosas” que no puedes controlar. Ese círculo representan a otras personas y otras situaciones en las que no tienes acceso, no puedes controlar.

Muchas veces nos ocurre que queremos tener “todo” controlado, o queremos que otras personas respondan como nosotros lo haríamos; pero la realidad es que eso no ocurre. Sólo tu eres responsable de tus actos, y lo mismo pasa con las otras personas. Esperamos una cosa y recibimos otra, y eso nos puede provocar enfado, frustración, odio, pena…

Esta situación suele darse sobretodo en temas de crianza y maternidad, en la cual los padres tienen una forma de criar, los abuelos o suegros otras y se producen discrepancias. Se nos escapa de control. También ocurre en el trabajo, cuando otras personas no responden como esperábamos. 

Lejos de ser malo, lo cierto es que son situaciones enriquecedoras, en las que nos muestran puntos de vista diferentes; pero aceptarlos no es sencillo.

¿Estos círculos son siempre iguales?

De ninguna manera. Cada persona tiene sus propios círculos y se pueden modificar. El círculo del “yo” se hará más grande mientras más positivo sea, mientras más inteligencia emocional posea. Si tu cambias, cambias tu entorno, cambia con tu actos. Esa positividad hará el círculo de incertidumbre más pequeño. Y viceversa, pensamientos muy negativos hacen tu circulo del “yo” más pequeñito, tenemos menos control.

Debemos respetar otros puntos de vista, porque a fin de cuentas, el mundo se ve en función de las “gafas” que llevas puestas, ¿no te parece?

Si somos positivos, estaremos más dispuestos a escuchar otras versiones, otros puntos de vista. Seremos más receptivos, escucharemos y oiremos, practicaremos “escucha activa”. Seremos mejores personas emocionalmente, más estables y empáticas, y por ende mejores peronas.

About Francisco Sánchez Aguilar

Certificado Profesional en Actividades Acuáticas (natación bebés, infantil, adultos, 3ªedad, aquagym...), socorrista acuático. Instructor de Soporte Vital Básico y DESA, formador primeros auxilios. Monitor de Gimnasio. Profesor de Ciclo indoor. Papá ;)

Comments are closed.

Post Navigation