Buenos días! Hoy tengo el placer de contar con la colaboración de Mama Ninja!

www.misionmamaninja.com

@misionmamaninja

hola@misionmamaninja.com

La otra cara de la conciliación: Los niños

 

Como padres preocupados por el tiempo “de calidad” que le damos a nuestros hijos, se habla mucho de nuestro punto de vista y de cómo uno quisiera partirse en dos para estar con ellos y ofrecerles todas las herramientas necesarias por nosotros mismos y no depender de terceras personas para su cuidado.

 

Pero también existe la otra cara de la conciliación, y esta es la de los niños; así como nosotros tratamos de tener más tiempo para ellos, nuestros hijos ven esa falta y la manifiestan de distintas maneras, pues mientras que nosotros hacemos el roll de padres ellos a su tiempo sienten esa falta de presencia.

 

La compatibilidad de horarios cada vez es más difícil, los niños deben de aprender a estar solos o en otros lugares durante el día para finalmente llegar a casa y hacer la rutina de baño, comer y dormir, para así seguir en la mañana con el desayuno, vestirse, lavarse los dientes e ir corriendo a la escuela que termina siendo “nuestro tiempo”.

 

En algún momento mi hija cuando tenía alrededor de tres años preguntaba mucho por la ausencia del papá, ¿por qué trabaja? ¿por qué no está? Y terminamos con un: ¿hoy vemos a papá? ¿por qué estudia también?¿puedo esperarlo?…..Hace unos meses en medio de tantas preguntas me decía que por qué yo no trabajaba, a lo que contesté que yo trabajaba en casa y me ocupaba también de ella, se quedó pensando y no dijo nada más, pero ahora que empecé a trabajar fuera de casa, esa falta se hace más grande y tratan por todos los medios de estar anclados a mi pierna, y evadir el sueño a como sea….otro cuento más, cárgame, te quiero, una última canción….finalizado por un ¿y papá ya va a llegar otra vez?….

Es muy difícil responder a todas esas preguntas pues aunque tratemos de hacerlo fácil y evidente simplemente no tienen el concepto de vida que uno conlleva como adulto…¿El dinero? Y eso ¿qué? ¿Más cosas? Son cosas que ellos no valoran como tal….tienen lo que necesitan y punto, para ellos no existe más, por lo menos a la edad de mis hijos que son de 2 y 4 años….

 

También podemos abordar el tema desde otro ángulo, por ejemplo, el hecho de no estar con ellos quiere decir que están con otras personas, así que la educación de nuestros hijos es muy relativa ya que toman de todo un poco, llámese la escuela, el abuelo, la nana, la tía, la amiga, etc. Y claro que tratamos de compensar ese tiempo inexistente con una infinidad de cosas que no son más que un placebo para nosotros mismos aplacando ese sentimiento de “culpa” que se instala; y de cualquier manera no va a cambiar que el tiempo es el tiempo, por eso no me gusta este nuevo término de “tiempo de calidad” pues creo fervientemente que todo lo que hacemos con ellos; desde bañarlos hasta jugar o salir con ellos o bien enseñarles cosas son tiempo invaluable y por lo tanto de calidad, hágase lo que se haga. Decir “tiempo de calidad” se me hace un absurdo más para dejar a los padres con un poco más de culpa, que por si fuera poco ya tenemos bastante….

 

¿Y qué hay de las repercusiones negativas? No soy psicóloga para poder responder correctamente esta pregunta, creo que la vida va tan rápido que simplemente les tocó vivir así a esta generación, y bueno uno trata de sacar tiempo de un lado y del otro para estar con ellos, pero nunca es suficiente….lo que sí sé es que no quiero ver a mis hijos como los “ Niños de la llave” pues quiero que aprendan en casa y no en la calle; no soy psicóloga pero seguramente las personas expertas en esta área dirán que los niños se adaptan, pero tampoco queremos eso ¿o sí? Obviamente hay casos en los que simplemente es imposible estar con ellos a excepción de fines de semana por decir algo, pero a estas alturas tanto hombres como mujeres hablan de la conciliación, que no es un término simplemente maternal sino parental, que también hay casos muy desafortunados, sí, pero hacemos cuanto podemos, no por nada se empieza a alzar la voz y se han hecho algunos cambios en términos de leyes a favor de todo lo que hemos estamos discutiendo, pero falta mucho camino por delante para hacerlo más significativo y tener un impacto real para todos.

 

Finalmente, al hablar de conciliación, no podemos hacerlo sin hablar de los dos lados de la moneda, uno como padre trata de conciliar su tiempo y a la vez nuestros hijos hacen lo mismo a su manera.

 

El sacrificio, también tiene que ver, aunque no me gusta mucho esta definición que se le da y no debería, pues; aunque suene repetitivo, los niños sacrifican nuestro tiempo ausente con otras cosas; algunas de ellas pueden ser buenas herramientas, pero otras son “pasar el tiempo” a esta edad no podemos pedir mucho, el entorno de nuestro s hijos es los que va a formarlos; creo que es la relación correcta para hablar de conciliación.

 

Les invito a participar en este espacio para hablar de laconciliación desde el punto de vista de los niños; por favor aporten sus experiencias para hacer de este tema más extenso y darle otro enfoque. Creo que todos necesitamos una salida y qué mejor que alzar la voz y ver por ellos que son quienes lo resienten más que nadie.

 

Los invito a participar en este proyecto, que apenas empieza. Gracias por compartir y brindarnos su apoyo y punto de vista.

 

www.misionmamaninja.com

@misionmamaninja

hola@misionmamaninja.com

 

About Francisco Sánchez Aguilar

Certificado Profesional en Actividades Acuáticas (natación bebés, infantil, adultos, 3ªedad, aquagym...), socorrista acuático. Instructor de Soporte Vital Básico y DESA, formador primeros auxilios. Monitor de Gimnasio. Profesor de Ciclo indoor. Papá ;)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Post Navigation