Las 10 reglas del opositor

¡Muy buenos días!

Opositar no es trabajo fácil, y como se suele decir, «después de visto todo el mundo es listo», después de los años y la experiencia acumulada me siento con la capacidad de mostraros las 10 reglas básicas de los opositores. En mi caso, la experiencia en la preparación en opositores a Fuerzas y cuerpos de seguridad.

Si quieres leer más sobre este tema, puedes ir AQUÍ

  1. Primera regla y fundamental desde mi punto de vista: opositar es un trabajo. Tal como lo oyes, preparar una oposición no es leer algún ratillo que tengas libre, ir a correr de vez en cuando, trabajar la fuerza alguna vez, hacer circuito de agilidad una vez para conocerlo…. Como te decía antes, opositar es duro y requiere esfuerzo y disciplina. Opositar es un trabajo más que te llevará varias horas al día. Por eso más adelante veremos esto más desarrollado cuando veamos la planificación y gestión del tiempo. También entonces hablaremos de una cosa que te va a interesar muchísimo: como hacerte un “adicto a opositar”.
  2. Opositar es duro y lo sabemos, hay que afrontar la realidad y no vivir en una mentira. Sabemos que es duro pero es viable, lo podemos conseguir. Es una meta y vamos a luchar con ella, vamos a estar preparados/as.
  3. Un opositor necesita organizarse. Está claro que una oposición como esta no se puede tomar a la ligera; hay que tener claro cuando vamos a estudiar, cuando vamos a entrenar, cuando vamos a hacer test, cuando repasar…. Sin un orden nos va a llevar al caos, y del caos a la desmotivación, y de ahí a dejar de estudiar y por consiguiente no conseguir aprobar nuestra opo.
  4. Bases de la convocatoria. Antes de opositar debemos leer detenidamente las bases de la convocatoria, o en su defecto para que no nos pille el toro para estudiar, en la convocatoria anterior que suelen ser muy parecidas. Vaya a ser que por casualidad no cumplamos alguno de los requisitos y hagamos un gran esfuerzo en vano. En algunas CCAA piden carné de moto, en otras de camión, en otras nada…. en algunas piden estatura mínima…. míralo bien antes de comenzar y tener todo bien atado. Parece algo sencillo pero no serías el primero que a pocos días del exámen…. oh cielos no tengo el carné de moto! Y a sacarlo a toda pastilla, con prisas con toda la angustia e incertidumbre que genera.
  5. Trabajar, trabajar y trabajar. Este es el mayor secreto de las oposiciones, lo saca el que más trabaja. Como dice el dicho “mientras más trabajo más suerte tengo”. No vamos a depender de la suerte, vamos a organizarnos, a prepararnos bien: lo vamos a conseguir.
  6. No te compares con el resto. Esta es una regla del opositor muy difícil de llevar a cabo, porque es inevitable pasar miedos y que éstos provoquen comparaciones. Pero tienes algo a tu favor, sabes que puede pasar, y si ocurriese vas a estar preparado. Ya tenemos la solución antes de que llegue el problema. Anticiparse a los problemas hace que nuestro nivel de ansiedad de reduzca considereblemente y con ello nos permita centrarnos en el tema que nos ocupa. Da igual si eres más alto o bajo, más fuerte o menos (al menos en apariencia!), como te decía al principio, tienes que ser mejor que tu yo del ayer. Tener más volumen muscular no implica más fuerza o más destreza en la prueba. Vestir de una determinada manera tampoco implica sacar una mayor puntuación en el exámen. Son prejuicios que se generan en nuestra mente, pero ya sabes que la cabeza a veces puede ser muy traicionera.
  7. Sé objetivo y realista. Tenemos que saber en qué punto estamos de preparación y ser conscientes de lo conseguido. Eso nos hará más fuertes para continuar y sabremos en qué punto estamos de complir nuestros objetivos.
  8. Paciencia. Es una virtud que debemos de tener como opositores, ya que la mayoría de las pruebas se demoran bastante en el tiempo y eso puede hacer desesperarnos.
  9. Es una carrera de fondo. No gana el más rápido, sino el que consigue llegar a meta. Esto es una maratón, maratón psicológica y física. Vamos a ser conscientes desde el principio que va a ser largo, pero que nos podemos organizar y llevarlo muy bien.
  10. Disfruta. Este es la última “regla” del opositor que te expongo. Es difícil, lo se, pero vamos a intentar vivir el momento, disfrutarlo. Claro que habrá días que posiblemente “te acuerdes de mi”, que te sientas frutrado, cansado… Opositar es durillo, pero también es muy bonito ver como conseguimos nuestras metas, cómo nos superamos día a día. Que un día hagas un test y te salga un 5… pero al mes te salga de 8! Que la prueba de correr un día te sale flojilla pero otro día llegas al periodo 8 o 9…. eso mola. Mola cuando aprendes a conocer tus límites y a trabajarlos. Disfrutas cuando eres consciente de la realidad, del progreso.

Echa un ojo a estos artículos!