Muy buenas tardes!

Hoy quiero explicaros cómo quito el miedo al agua a los nuevos peques (y no tan peques) que acuden a la piscina donde trabajo.

Me parece interesante explicarlo, para que sepáis un poquito más sobre mi forma de trabajar en el agua. Es importante que las familias sepáis qué se hace con vuestros peques, cómo vamos a trabajar.

Quitar el miedo al agua es un proceso, que, dependiendo de cada persona dura más o menos.

Tengo estipuladas 5 fases:

  1. Entrevista
  2. Acercamiento
  3. Juego CON agua y no en el agua
  4. Introducción al medio acuático
  5. Gestión autónoma en el agua

A veces es necesario tan sólo 1 sesión por cada fase, es decir, una clase por cada fase, con lo cual en poco más de 1 mes estaría todo hecho 😉

A veces hay que realizar 2 sesiones por cada fase, pero no hay problema, porque ya sabemos que es un proceso y vamos a respetarlo: tenemos un inicio y un objetivo.

La primera fase es obvia, me reúno con las familias y con el peque y charlamos tomando un café fuera de la piscina acerca de ese miedo al agua, se intenta averiguar por qué, de dónde viene, si ha habido un proceso anterior que no le ha gustado, etc. En esta primera fase el peque ya me conoce y en el futuro seré un cara conocida 😉

En la segunda fase, intentamos un acercamiento, que no es más que una visita a la piscina por dentro: así se familiariza con el entorno, el material, le enseño con qué jugamos, qué material podemos elegir, dónde nos vamos a bañar…..

En esta tercera fase, ya viene el peque sin los papas a clases, ya se ha apuntado: yuju!. Con calma, paciencia y mucho cariño vamos a jugar con agua. La diferencia es brutal: no vamos a entrar al agua de golpe, vamos a jugar con el agua, primero fuera, después si se puede, dentro (aquí es fundamental no forzar).

La cuarta fase es sencilla, una vez dentro del agua y conmigo siempre (yo nunca estaré fuera del agua y el niño dentro solo) aprenderemos las nociones básicas de desplazamiento, giros y respiración (pero no forzaré a meter la cabeza, hay muchos juegos para motivar mojarse los ojitos, la cara, etc). Enseguida la cosa evoluciona muy bien (por experiencia) y el peque se desplaza por el agua con mi ayuda. 

Llegamos a la quinta fase, y, al igual que la anterior, le ayudo y le acompaño en su proceso, enseñandole habilidades para que comience a tener autonomía en el agua y se sienta: a gusto, feliz, contento, ilusionado, motivado.

Y esto es todo, un proceso que es muy bonito y satisfactorio, y que sobre todo, los peques lo hacen sin forzar, sin reñir, todo mediante mi propia metodología de trabajo en el agua que se llama LUDOQUA: APRENDER A NADAR JUGANDO.

¿Te vienes?

Tenemos lista de espera!

OnFitness, gimnasio y balneario en Pamplona, junto a la Morea.

About Francisco Sánchez Aguilar

Certificado Profesional en Actividades Acuáticas (natación bebés, infantil, adultos, 3ªedad, aquagym...), socorrista acuático. Instructor de Soporte Vital Básico y DESA, formador primeros auxilios. Monitor de Gimnasio. Profesor de Ciclo indoor. Papá ;)

Comments are closed.

Post Navigation