Como ya es sabido la leche materna tiene numerosos beneficios para la salud, específicamente en la salud bucal son varios los potentes componentes y las propiedades naturales de la leche materna que previenen el desarrollo de las caries en los bebes e infantes lactantes, entre ellos se conocen los siguientes:

  • Una gran cantidad de proteínas especializadas en la defensa del cuerpo que impiden el crecimiento bacteriano, llamadas:
    • Inmunoglobulinas (Ig), principalmente la IgA que está en las mucosas como la boca,
    • la lactoferrina, que priva a las bacterias del hierro y sólo lo libera en presencia de los receptores en el intestino y enzimas: como lisozima y lactoperoxidasas con acción antimicrobiana, ¿qué nombres no? (1)
  • Minerales como el calcio y el fósforo, además de algunas otras proteínas como la caseína que hacen que la leche materna favorezca la re mineralización de los dientes. (1)
  • El famoso flúor, un oligoelemento que está en la leche madura- esa que se produce a partir del día 15 del postparto y puede continuar por 15 meses- que, a pesar de su baja cantidad en la leche materna, es útil para evitar las caries, lo cual se hace evidente cuando se comparan a los niños alimentados con pecho materno con los alimentados con biberón. (2)
  • Otros componentes como la arginina y la urea que favorecen un aumento del pH y por tanto disminuyen la desmineralización de la dentadura. (1)
  • En una boca limpia, la grasa de la leche forma una película sobre el esmalte del diente que impide que las bacterias se adhieran. (2)
  • La micro biota de la leche materna -descrita en los post previos- juega además un papel importante en la exclusión competitiva, bacterias no patógenas compiten por el mismo nicho biológico que las patógenas. (1)

Y finalmente,

  • Un pH adecuado (el pH de la leche materna oscila entre 7.1 y 7.7), que no modifica el pH en el medio bucal. (1)

Todos estos componentes y propiedades en conjunto con su acción fisiológica explican que la leche materna en sí misma no sea cariogénica sino más bien todo lo contrario, previene el desarrollo de caries. (1)

A continuación, ahondaremos un poco en conocer ¿cuál es la micro biota de la leche materna que previene el desarrollo de la caries?

En cuanto a las bacterias presentes en la leche humana que participan en la prevención del desarrollo de la caries, tenemos a algunos estreptococos del grupo Viridans que evitan que cepas de S. aureos resistentes a la meticilina puedan colonizar la cavidad oral de los niños, un ejemplo de la llamada exclusión competitiva.

Por otra parte, la presencia de Streptococcus parasanguis en la cavidad oral infantil previene el desarrollo de caries y enfermedades periodontales, debido a su antagonismo con las bacterias responsables de tales procesos, como Streptococcus mutans. (4)

Como se ha descrito, existen bacterias protectoras de la salud bucal además de otros componentes y propiedades, que llegan a los bebes a través de la leche materna, confirmando una ventaja más para apoyar la lactancia materna, reforzar el apego y la crianza con respeto.

Referencias:

  • http://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/documentos/lactancia-materna-y-caries
  • García-López, Roxanna 2011. Composición e inmunología de la leche humana. Acta Pedritr Mex; 32 (4): 223-230.
  • https://www.maternidadcontinuum.com/2015/09/lactancia-materna-y-caries/
  • JM Rodriguez, et al. 2008. Microbiota de la leche humana en condiciones fisiológicas. Acta Pediatr Esp. 66(2): 27-31.

Recuerda siempre que estás en el mejor momento para criar, pues se tienen todas las herramientas a nuestra disposición. Espero que estas lecturas contribuyan en una mejor crianza, estoy a la orden para profundizar este y otros temas de tu interés. Mis contactos son:

@lo.estas.haciendo.bien

@loestashaciendobien

Lo estás haciendo bien

 

Beneficios de la leche humana

Entre los beneficios que trae el consumo de la leche humana, está la disminución de las infecciones, incluyendo las de origen bacteriano. Las bacterias vivas aisladas a partir de la leche humana han demostrado propiedades beneficiosas para la salud de la dupla madre-niño1 y de eso leerás a continuación.

 

¿Has oído hablar de pro bióticos? ¿Qué es un pro biótico?

Aquellos microorganismos vivos, que cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren beneficios para la salud de quien los recibe son llamados pro bióticos2, un pro biótico, es un microorganismo no patógeno resistente a la digestión normal, que llega al colon en forma viable, donde tiene un efecto promotor de la salud para el huésped3. Siguiendo esta definición la leche materna es fuente de pro bióticos humanos por contener bacterias con las siguientes características:

  • Son microorganismos vivos2
  • Son de origen humano
  • La ingestión infantil de dichas bacterias es prolongada y sin efectos adversos 1,2
  • Las bacterias se adaptan a las mucosas.1

¿Cuáles son las especies pro bióticas de la leche humana?

Las especies potencialmente pro bióticas de la leche humana son fáciles de recordar porque su primer nombre nos recuerda su origen “lacto” de lactancia, aunque se llaman así porque producen una sustancia denominada ácido láctico, estas son: Lactobacillus gasseri, Lactobacillus plantarum, Lactobacillus rhamnosus, Lactobacillus salivarius, Lactobacillus fermentum y otra muy importante llamada Enterococcus faecium.1-3

¿Cómo funcionan los pro bióticos?

En esta lectura se explicará dos formas en las que los pro bióticos trabajan en la prevención de las infecciones bacterianas: por “ocupación del espacio” y por producción de sustancias antimicrobianas.

  • Por “ocupación de espacio”:

A medida que la leche materna pasa por el aparato digestivo del niño, existe un incremento de la colonización por lactobacilos en el tubo digestivo de los lactantes, a largo plazo, origina la formación de un ecosistema estable y favorece el mutualismo con otras bacterias, a la vez que inhibe la colonización por patógenos entéricos, con lo cual los protege de enfermedades diarreicas.4 Estas bacterias pro bióticas desempeñan un papel muy importante en las barreras microbiológicas primarias que se forman en las mucosas con el fin de prevenir infecciones.1 Esta estrategia se basa en el principio de exclusión competitiva, según el cual ciertas bacterias no patógenas se imponen sobre las patógenas cuando compiten por el mismo nicho ecológico.1 Por ocupación de espacio, las bacterias pro bióticas impiden que las bacterias causantes de enfermedades o patógenas se instalen en el tejido humano. Otro ejemplo de cómo estas bacterias benefician tanto al niño como a la madre es su actuación en la prevención de la mastitis:  durante la lactancia, la secreción de leche aumenta la humedad de los conductos galactóforos y crea condiciones apropiadas para el establecimiento de organismos patógenos en ellos, sin embargo, recientemente se ha demostrado de manera fidedigna que los lactobacilos pueden colonizar los conductos e impedir el asentamiento de bacterias indeseables, previniendo e incluso curando, las mastitis.2 Con estos conocimientos ha surgido la bacterioterapia, una práctica que hace uso de bacterias pro bióticas para prevenir o tratar la colonización del hospedador por parte de bacterias patógenas, que ha despertado gran interés en el campo de la pediatría. En cuanto a su utilidad en el tratamiento de las infecciones gastrointestinales, existen varios estudios del efecto de Lactobacillus en la gastroenteritis aguda, en los que se concluye que los pro bióticos acortan la duración de la diarrea en al menos 24 horas.

  • Por la producción de sustancias antimicrobianas:

Adicionalmente, las bacterias aisladas de la leche materna parecen mostrar un gran potencial para producir sustancias antimicrobianas1 y ésta es otra manera de concebir a la leche humana como fuente de agentes terapéuticos. Es decir, las bacterias pro bióticas producen unas sustancias que impiden el crecimiento (sustancias bacteriostáticas) o eliminan (sustancias bactericidas) a las bacterias causantes de enfermedades.

Pro bióticos como agentes bioterapeuticos

 

Un agente bioterapéutico es un pro biótico usado como medicamento, constituido por microorganismos con efecto terapéutico, que debe ser resistentes a la mayoría de los antibióticos y se mantiene activo durante el tratamiento con ellos. Este efecto terapéutico puede ser preventivo y curativo. Es importante hacer la distinción entre pro biótico y agente bioterapéutico; éste último corresponde a un pro biótico con eficacia terapéutica comprobada, al igual que un medicamento o droga.5 El uso de pro bióticos en medicina se conoce también con el nombre de “bioterapia”. Los agentes bioterapéuticos son microorganismos que tienen un efecto demostrado. Para ser eficaces deben:

    • Ser resistentes a la gran mayoría de los antibióticos que se usan comúnmente.
    • Tener efectos terapéuticos inmediatos.
    • Tener efectos múltiples: inhibición de la adhesión de los patógenos, efectos de inmunomodulación, competencia con las toxinas por los receptores de éstas y, por supuesto, competencia por los nutrientes.

Es así como la leche materna pasa de ser un súper alimento a ser una medicina, cumpliendo con las palabras de Hipócrates -el padre de la medicina- quien señalo: “Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina”. Estas bondades solo pueden aprovecharse cuando damos pecho a nuestros hijos, forma ideal para desarrollar apego, alimentar sanamente y fortalecer la buena salud.

Referencias:

1.- JM Rodriguez et al, Acta Pediatr Esp. 2008; 66 (2):27-31 Microbiota de la leche humana en condiciones fisiológicas. 2.- Aneska Mariño García, Magdalys Núñez Velázquez, Jesús Barreto Penié. Microbiota, probióticos, prebióticos y simbióticos. Centro de Rehabilitación Integral CEDESA. La Habana, Cuba. Servicio de Nutrición Clínica Hospital Hermanos Ameijeiras. La Habana, Cuba. 3.- Yvan Vandenplas, Dr. JA. Ramírez Mayans, Dr. C. Castañeda Guillot. Fuente: Acta pediátrica de México VOLUMEN 23, N° 4. 2002 Acta pediátrica de México 4.- Scarlet Salazar*, Mervin Chávez**, Xiomara Delgado***, Thamara Pacheco, Eudis Rubio**** Lactancia materna. Arch Venez Puer Ped v.72 n.4 Caracas dic. 2009. 5.- Medwave 2006 Dic;6(11): e3523 doi: 10.5867/medwave.2006.11.3523. Pro bióticos, prebióticos y simbióticos. Yvan Vandenplas

 

Recuerda siempre que estás en el mejor momento para criar, pues se tienen todas las herramientas a nuestra disposición. Espero que estos consejos contribuyan en una mejor crianza, estoy a la orden para profundizar este y otros temas de tu interés. Mis contactos son:

@lo.estas.haciendo.bien

@loestashaciendobien

Lo estás haciendo bien

 

Hace un tiempo que he conocido Escuela Bitácoras. En esta escuela hay grandes profesionales. Hace poquito hice un curso genial de Alberto Soler, el otro día uno sobre matronatación y en breve voy a empezar uno sobre apego. 

Os dejo la info por si también os apetece echarle un ojo como yo 🙂 pincha aquí para acceder

 

En los últimos tiempos es habitual escuchar hablar de la crianza basada en el apego seguro. Se sabe que es fundamental generar un vínculo seguro para el futuro de niños y niñas. Pero, realmente ¿somos conscientes de lo que suponen las relaciones de apego en el desarrollo de una persona? ¿Sabemos que el apego se establece en los dos primeros años de vida y que condiciona de por vida nuestras relaciones sociales, las de pareja y nos condiciona como madres y padres a la hora de criar a nuestros hijos?

El apego no sólo determina nuestras vidas, también determina la sociedad en la que vivimos.

En este curso descubriremos toda la información esencial acerca de la Teoría del Apego a partir de los datos de las investigaciones realizadas y desde la ciencia; veremos cómo es aplicable en nuestras vidas, en la crianza, en las relaciones de pareja, así como en el análisis de la conducta de las personas con las que nos relacionamos cada día. Si te interesa este tema, el curso «Claves para criar desde el apego seguro» te parecerá apasionante.

Qué aprenderás

A lo largo de diez lecciones del curso «Claves para criar desde el apego seguro» descubriremos la información esencial sobre el apego, de dónde surge, cómo se desarrolla, qué tipos de apego existen, que requisitos son necesarios para garantizar relaciones de apego seguro, qué influencia tiene en la escuela infantil y en la vida adulta, entre otras muchas cosas.

El objetivo es que seamos capaces de comprender en qué consisten las relaciones de apego y qué debemos hacer para criar a los niños y las niñas estableciendo vínculos seguros. De esta manera estaremos haciendo una tarea de prevención fantástica de cara a la salud socioafectiva de las y los más pequeños y, por qué no, estableciendo cambios que nos permitan ser más felices en nuestras relaciones familiares y de pareja. Seguro que por pequeños que sean los cambios, merecerán la pena.

¿Es para ti?

Este curso es para ti si eres madre o padre, si en tu trabajo te relacionas con otras personas, si sientes que tus relaciones de pareja o con tu familia presentan carencias o en ocasiones te generan malestar, si en algún momento, en las relaciones sociales que estableces, te invade la ansiedad o sientes que necesitas aislarte.

Este es el próximo curso de la Escuela Bitácoras que voy a hacer. Me parece muy interesante y útil para mi familia.

Cuando lo acabe haré una reseña como hice con el otro curso Bitácoras. Os dejo por aquí información. Pincha en la foto para apuntarte al curso 😊

La autoridad es connatural e irrenunciable para los padres, no podemos dejar de ejercerla. A diario nos vemos emplazados a establecer límites a nuestros hijos, ellos lo esperan de nosotros. Pero ojo, nuestra autoridad también tiene límites. ¿Quieres conocerlos?

La autoridad es como el dinero. Si lo empleas en cosas superfluas no lo tendrás para las cosas realmente importantes.

Un mal ejercicio de la autoridad nos conducirá a la frustración en un primer término y, muy probablemente, a la desconexión con nuestros hijos y a un sentimiento de fracaso a largo plazo. Hay que saber administrar la autoridad desde la coherencia y el respeto. Con ella sucede como con el dinero; si la dilapidamos en imposiciones estériles, no tendremos crédito cuando necesitemos hacer valer nuestra potestad e influencia como padres. Literalmente, habremos malgastado nuestra autoridad imponiendo límites absurdos.

Qué aprenderás

A lo largo de las más de tres horas y media de duración del curso «Autoridad y límites» abordaremos la autoridad desde un punto de vista cultural e histórico, su evolución durante los últimos siglos, el papel cambiante de los padres y la naturaleza inalterable de los niños.

Las normas, los límites, la obediencia, premios y castigos, los celos… Carlos González, un referente absoluto para muchos otros profesores de Escuela Bitácoras y uno de los precursores de la Crianza Respetuosa en España, nos ofrece en este curso las pautas necesarias para aprender a administrar nuestra autoridad como progenitores con criterios claros y desde el sentido común, más allá de las modas del momento.

Vivimos en el mundo de los microbios, y ellos a veces son nuestros aliados: como en el yogurt y en oportunidades nuestros enemigos: como en las enfermedades que nos causan… hoy quiero dar algunos tips relacionados a los inicios de los peques y la presencia de los microbios

Cuando nuestros peques nacen, regularmente, vienen de un ambiente estéril, sin microbios: nuestro útero materno, de ahí en adelante empiezan a poblarse con una serie de baterías “amigas” del cuerpo humano: la flora bacteriana habitual y a medida que van creciendo también tienen contacto con bacterias y virus no tan amigos del cuerpo humano, sino más bien dañinos, muchos de ellos se combaten desde el nacimiento con vacunas como la BCG: anti tuberculosis y anti-virus de la Hepatitis B, de manera que se evite la enfermedad o al menos se disminuya sus signos y síntomas.

La mayoría de los microbios no tienen vacuna y le corresponde al peque desarrollar lo que se llama: inmunidad adquirida, es decir, al tener contacto con el microbio: virus o bacterias, su cuerpo produce una serie de proteínas y células capaces de contrarrestar la acción de estos microbios, en algunos casos sin manifestación de la enfermedad y en otros con la ocurrencia de la enfermedad.

El inicio más emblemático es el de la escolarización, momento en el cual ocurre la primera separación física del peque con su familia y aparte de todo lo que esto acarrea en adaptación, alimentación, traslados, tareas, hay algo que siempre está a la espera en la guardería: los nuevos microbios, los cuales se adquieren de otros niños y del personal que ahí labora. Debemos tener presente que estos microbios no son los mismos a los que el peque ha estado expuesto en casa, así que hay una gran probabilidad de enfermarse al iniciar la guardería. En mi experiencia (soy madre de dos varones de 5 y 1 año, el primero escolarizado desde los 11 meses, el segundo aun esta en casa-entre otras cosas para evitar infecciones), todo empieza bien las primeras semanas, pero a la 3ra semana con regularidad ya mi hijo mayor viene con malestares, este año no ha sido diferente y ha desarrollado: fiebre, dolor de cabeza y tos, nada de qué preocuparse, pero sí de atención inmediata para que no evolucione a algo más complicado de tratar.

5 cosas que hacer para prevenir las infecciones infantiles de origen escolar, que podemos trabajar desde casa y en conjunto con el cole:

  • Hacer del lavado de manos un hábito en nuestros niños: el lavado de las manos constante corta el ciclo de transmisión de la mayoría de los virus y bacterias.
  • Uso de geles antibacterianos en las manos de peques, maestras, padres y personal de la institución: podrían colocarse geles para uso de la comunidad educativa, tal y como lo tienen algunas clínicas y hospitales para disminuir la cantidad de infecciones.
  • Acostumbrar a nuestros peques a que siempre mantengan su naricita limpia, enseñarlos a limpiársela en el lavamanos, debajo del chorro de agua. Es frecuente ver niños con secreciones afuera, rodando por su cara, que esto no sea lo normal.
  • Desde un mes antes del inicio, podemos iniciar con complejos vitamínicos de manera de ofrecer al cuerpo de nuestros peques, todas las herramientas necesarias para enfrentar a los nuevos microbios.
  • Si se inicia en la guarde y aun damos lactancia materna, continuarla de manera que podamos ofrecer nuestra inmunidad materna: las mismas proteínas y células que nos protegen a nosotras como adultas, también lo protegen a ellos y lo mejor: automáticamente pasan al peque a través de la leche materna.

Lo anterior lo podemos hacer como madres, no solo cuando inicia la guardería, sino que también se extiende a las otras actividades extra-académicas: babygym, matronatación, música, etc. ya que en todos los casos depende de nosotras. Lo que no depende de nosotras: limpieza e higiene de la guardería o del gimnasio o piscina, cuidados de los otros niños, podemos exigirlo mas no hacerlo, formas de practicar el respeto.

Espero poder seguir ayudando en la crianza que hoy le ofreces a tus hijos, mis contactos son: mariarosangel@gmail.com y en las RRSS llevo mi proyecto

Instagram: @lo.estas.haciendo.bien

Twitter: @loestashaciendobie

 

Facebook

https://www.facebook.com/Lo-estas-haciendo-bien-256189808182803/

¡Lo que toda madre quiere oír¡ Estamos en la mejor época para criar, ya que existen infinidades de herramientas para hacerlo cada día mejor!

Soy mujer, hija, hermana, madre, esposa, bioanalista, microbióloga, directora espiritual y promotora de crianza respetuosa.

Seguiremos con una serie de post dedicados a estos temas: ¡y si ya se enfermó! ¿Qué puedo hacer? Tips para disminuir las secreciones nasales, La lactancia materna y la guardería ¿Qué hacer si no me reciben la leche materna?, Actividades extra-académicas familiares: formas de apego: matronación, futbol familiar, iniciación musical familiar: desde el vientre hasta la primera infancia. Escolarizar o no.

Gracias por tu atención.