Sabes que puedes aprender a nadar aunque estemos lejos?

Sabes que puedo enseñarte de forma virtual?

Seré tu tutor de natación virtual?

 

“50 Ejercicios para aprender a nadar” es un curso:

  • Para adultos
  • Para aprender a nadar
  • De muy básico a avanzado
  • Con vídeos
  • Aprende desde tu casa
  • Practica en la piscina
  • Evolutivo
  • Contarás con mi ayuda como tutor  (incluido en el precio)
  • Metodología eficaz y probada

Precio: Antes 50€. Ahora TU ELIJES EL PRECIO!!!!!

PINCHA AQUÍ

 

La metodología es sencilla:

  1. Empiezas por el video 1, si te sale bien pasas al 2.
  2. Si no te sale repite.
  3. Si te atascas contactas conmigo y resolvemos.
  4. Cuando seas capaz de ejecutar los 50 que te propongo ya sabrás nadar.
  5. Sin límite de tiempo,  a tu ritmo.

Hoy os traigo una colaboración muy esperada: @mummysil15, de EmocionArte.

Podéis ver más sobre ella en su BLOG

Siempre he dicho que si no fuera terrestre, mi siguiente medio de vida hubiera sido el agua. Por otro lado, los delfines tienen algo que me atrapan. Mi experiencia directa con ellos hace tres años fue inolvidable. De mi cuello pende siempre uno dorado. Y, ¿para qué nos cuentas todo esto?, os preguntaréis.

Antes de que naciera nuestra pequeña, ya teníamos en mente acercarla al agua lo antes posible, no sólo por mis gustos acuáticos, sino por los beneficios que aporta, como todos ya sabéis. El momento llegó cuando nuestra hija aún no había cumplido los nueve meses. Esperamos al verano, por eso de evitar resfriados innecesarios. Y la apuntamos con tiempo, ya que la natación en bebés, al igual que en niños, también es muy solicitada, y además se da el hándicap que hay menos plazas, por razones obvias. Fuimos las dos durante todo el mes de julio, dos días a la semana, por la mañana. Se trataba de un cursillo intensivo. La sesión duraba tan sólo media hora, más que suficiente para tan peques. Recuerdo que mi bichita se encontraba súper a gusto en el agua desde el primer momento. Se emocionaba, se reía, y yo feliz de que fuera así. En estas clases, el objetivo principal era adaptar al bebé a un nuevo medio, que en verdad no era tan primero, pues como sabéis el líquido amniótico ya jugó su papel meses atrás. Así pues, contacto con el agua, mediante ejercicios y juegos con material como muñequitos de goma o piezas de corcho. Más adelante, el “churrito” y las colchonetas. Guardo gratos recuerdos de esas sesiones, fueron momentos de bienestar para las dos. La monitora enfocaba todas las actividades de manera que cada mamá o papá las adaptáramos a nuestra hija, y la verdad es que, ambas nos sentimos comodísimas. Debo confesar que la primera vez que se nombró la inmersión pensé que era broma, o que no lo conseguiría con la peque, pero nada más lejos de la realidad. De hecho, lo hacía con más naturalidad que tres meses más tarde, cuando la apunté al curso anual, del que ahora os hablaré.

Fue tan positiva nuestra primera experiencia en el agua, que decidimos apuntar a la pequeña al curso anual de natación, de una sesión por semana, también de media hora aproximadamente. Los primeros días aluciné un poco. La bichita era de las más pequeñas y se notaba, mucho. El monitor pretendía que hiciera unas cosas, que ni mi hija ni yo nos sentíamos cómodas. Todo iba súper acelerado, el ritmo de las actividades, los cambios, posturas que no agradaban a la peque, que aún no tenía el año. Hablé varias veces con el chico que dirigía el curso, y me dijo que me lo tomara en calma, que fuera al ritmo que marcaba la niña, y así hicimos, y la verdad es que fue un acierto total. Tenía días en los que a lo mejor no tenía ganas de hacer según qué cosas, pero le encantaba chapotear y se sentía a gusto en general. A medida que avanzaban los meses, el familiarizarse con el agua llegaba a su fin y tocaba dar más pasos, nunca mejor dicho. Me emocioné cuando vi que movía sus piernas dentro del agua, o cuando la inmersión la hacía de manera tan natural. Aún guardo el vídeo subacuático que le hicieron en una jornada de puertas abiertas, a las que asistió la familia al completo.

En aquella ocasión el monitor la sujetaba para inmersión y posterior pasada por un aro grande, la mamá estaba en el otro lado para recogerla. Todas las actividades eran pensadas para reforzar el vínculo con la mamá y eso me encantaba. Y aquí entra la motivación y actitud del monitor. De 10. Comprensión con los papás y mamás, feeling con los bebés, dedicación, preparación de circuitos diarios, así como juegos de interacción y relación con los demás. Y ese círculo final con movimiento, canciones y a veces inmersiones, para acabar las sesiones, que nos hacía sentir partes de un todo común. Tan satisfechos estábamos todos con el profe, que este año rezábamos por favor para que le tocara de nuevo con él, ya que mamá ya no iba a estar ahí con ella. Y así fue, menos mal. En octubre de este año pasado, costó un poquito la adaptación a la piscina sin mamá, pero fue cuestión de pocas semanas. Coincidió también con la adaptación a la guarde (primer año), y la verdad no sé quién lo pasaba peor, ella o yo. Los papis seguimos mirándola desde la sala de máquinas cada día. Va contentísima y eso nos llena, porque para nosotros es lo más importante.

Por cierto, ahora tiene 27 meses y aún no mueve los brazos en el agua y el “churro” no le acaba de gustar, pero cada sábado se levanta preguntando: ¿hoy piscina?, y cuando le decimos que sí, se le ilumina la cara.

Aqui os dejo las novedades:

  • Cambia el precio de mis cursos virtuales
  • Opinión de familia mexicana sobre mi método de natación. El profesor lo formé yo desde aquí.
  • Sabias que puedes aprender a nadar en la distancia conmigo?

 

CAPITULO 1: ¿ESTE SOY YO?
Pero qué a gustito se está en la cama. ¿Es de día?. No debe de serlo porque en el techo brillan todavía unas estrellas muy bonitas. ¡Oso! ¡Estás aquí! ¿Dónde te habías metido?. Vaya, anoche estabas justo aquí debajo de mis brazos y mira donde has aparecido. Vaya, no llego. ¿Por qué te has ido al otro lado? ¡Mmmmp! No, no llego. No puedo levantarme todavía.
Oigo pasos afuera, creo que es mamá, casi la puedo oler. Se abre la puerta, esa silueta me es conocida…Ha subido la persiana. ¡Sííí! Es mami. Vaya, ya se apagaron las estrellas del techo. Se me ha caído el chupete de la emoción, al sonreír, es que mamá me hace unas cosquillas en la tripita que…¡Qué fuerte es mama! Sin apenas esfuerzo me ha sacado de la cuna. Qué a gustito se está en sus brazos, qué bien huele…¡Hora del desayuno! ¡Vuelvo en un ratito!


Pues si, el pañal mejor cambiarlo que este ya está mojado. No sé que tiene el coche de mama, pero después de desayunar y ya vestida aquí en este sillón de Formula 1 se está muy bien. ¡Un momento! Este sitio me suena. ¡Cuántos besos y abrazos!. Mamá se va, ¡espera! ¿ dónde vas? Jo mamá…. ¡Anda, la “seño” Raquel! Aquí en la guardería Raquel nos deja jugar con los juguetes que más nos gusten, y este suelo es muy cómodo. Además, esa música tiene algo contagioso… Ya no lloro cuando mamá se va porque sé que se ha ido a trabajar, igual que papá, y luego volverán a buscarme, no pasa nada; mientras, aquí lo paso genial, este sitio es tan grande…
¡Cómo pasa el tiempo! Hace solo un poquito estaba aquí jugando con mis cubos favoritos y ya viene Raquel a buscarnos: hora de comer.
¡Ñammm! ¿Qué rico sabe el puré!, aún no he probado muchos pero este sabe muy bueno.
Cierto, si, otra vez el pañal. No me mires así, aun no soy tan mayor…
Después de la siesta parece que huele a algo, no sé, algo que me suena mucho… ¡son papá y mamá! ¡Qué rápido pasa el tiempo!, ya han vuelto, seguramente para ir a casa a jugar con Oso, o con Pato, o quizás con ese cubo en el que sólo caben algunas piezas… Vaaale, me he dormido un poco, porque es que en el coche y con esa música no pude evitarlo…
Efectivamente, estuve un montón de rato jugado con Oso, papá y el cubo mágico. Aunque hubo una vez que Pato me hizo cosquillas… ¡imagínate! ¡Apareció de la nada!. Y Oso, no vas a creértelo, a veces habla. Cierto, se parece un poco a la voz de papá pero mejor no le digo nada a ver si deja de hablar, y eso no me gustaría, ¡Oso es muy divertido!.

 

Si quieres seguir leyendo, puedes conseguir el ebook AQUÍ.

Del precio no te preocupes, que lo pones tú 😉

Así es, un juego super divertido que encanta a todos los peques con los que trabajo en la piscina.

La verdad que no me gusta la forma “típica” de enseñar a nadar, me gusta bañarme, mojarme, evolucionar, aprender. 

Mi metodología se basa en el juego, la técnica está “disfrazada” de juegos, con lo cual os podéis imaginar lo bien que nos lo pasamos en el agua aprendiendo.

El juego en cuestión se llama “cazadores de comida”. Los peques llevan el churro desde la espalda hacia adelante, de tal forma que tienen que ir por el agua buscando comida y cogiéndola con las pinzas, de uno en uno. La comida pueden ser pelotas, huevitos de plástico, etc.

¿Qué se trabaja?

  • Lo primero de todo que están a gusto en el agua
  • Autonomía en el medio acuático
  • Posición en el agua
  • Desplazamiento
  • Patada de piernas
  • Coordinación
  • Equilibrio

Como podéis comprobar se trata de un ejercicio super completo, además que no paran en el agua, se pueden estar como 10 minutos sin parar de recoger, con lo cual añadimos la resistencia a nuestra lista de objetivos.

¿Cuándo introducir el ejercicio?

Desde el minuto cero, siempre y cuando los peques toleren estar en el agua a gusto. Los profesores podemos ayudarles siempre que necesiten para que no se volteen y traguen agua al principio.

Va bien como ejercicio de calentamiento, o bien como ejercicio central metiendo la respiración, soplar al agua, meter la cabeza….en función de cómo van tus peques.

¿Qué os parece? También podéis practicarlo en vuestra piscina con vuestros hijos!!!!

Hoy quiero saber hablaros de un tema importante en piscinas: la seguridad. Los que me conocéis ya sabéis que me gusta mucho ese tema y siempre que puedo saco un rato para escribir sobre ello. (Si no me conoces que buena ocasión! )

La piscina,  aprender a nadar, jugar, pasarlo bien….pero con seguridad,  y más cuando hablamos de los peques.

La legislación regula los aros salvavidas y su número.  Ocurre que la mayoría de los niños desconoce:

  1. Qué es el salvavidas
  2. Quien lo debe usar
  3. Cómo se usa
  4. Qué es el 112
  5. Funciones del socorrista

En mis clases de natación me gusta ofrecer elementos de rescate infantil que complamentan las clases y las enriquecen mucho.  Les enseño a utilizar el salvavidas, aprenden que no es un juguete,  que ellos no son el socorrista, les enseño el protocolo de actuación en caso de urgencia. De esta forma toman conciencia de la situación sobre todo de cara al verano.

Además,  con el salvavidas se trabaja: fuerza,  técnica y resistencia. Lo mejor de todo es que es muy divertido y educativo.

Qué te parece?

Hola a todos!

Hoy quiero enseñaros un material de natación que utilizo mucho en mis clases y me va fenomenal.  Seguro que también puede serviros!

Desde mi punto de vista hay dos aspectos fundamentales en el aprendizaje de la natación :

  1. Motivación : que los peques vengan contentos
  2. Posición en el agua y desplazamiento

Para conseguir estas dos cosas a la vez en mis clases uso “coches de agua”. Es muy sencillo, con un aro y un churro se hace fácilmente! 

La idea es que lo sujeten por el volante con las manitas y conduzcan por el agua. Este material favorece el pataleo, la posición en el agua, los primeros desplazamientos. Y es que antes de aprender a nadar los peques tienen que aprender a moverse por el agua, moverse seguros, contentos.

Una vez que ya tienen autonomía podéis quitar el aro y después ya el aro y churro y comenzar sin nada 🙂

Qué os parece?

A mi me funciona fenomenal! A ver si diseño algo más “bonito”….

Yo me mojo por la vida, y tú? #mojateporlavida
#YoSoyTurAniAnA 
Mójate por la vida es una idea que surge de un grupo de 10 nadadores de varias provincias
españolas (Almería, Córdoba, Madrid, Albacete y Navarra) que tras haber participado, tanto a
nivel organizativo como deportivamente, en numerosas travesías en aguas abiertas, deciden
sumar sus esfuerzos por un fin solidario: colaborar con la Fundación Cris contra el Cáncer en la
creación de la Unidad de Terapias Avanzadas para Cáncer Infantil en el Hospital de la Paz en
Madrid, haciendo lo que más les gusta: nadar en aguas abiertas. Para ello, a través de su club,
el Club Deportivo TurAniAnA de Roquetas de Mar (Almería) ponen en marcha “Mójate por la
vida”.
Este reto deportivo solidario incluye varias actividades:
– 25/03/2017 “Mójate por la vida 12+1” maratón de deportivo en las instalaciones de CDU
Juan Fernández González de Roquetas de Mar (Almería) donde se realizaron 12+1 horas de
natación ininterrumpidas, un torneo de padel de 12 horas y multitud de actividades
paralelas para disfrutar en familia. Esta actividad contó con el apadrinamiento del nadador
olímpico cordobés Rafael Muñoz.
– 20/05/2017 Concierto Solidario “Mójate por la vida” en la Escuela de Música, Danza y
Teatro de Roquetas de Mar (Almería) organizado con la colaboración de la Asociación
Musicartes Almería y AAVV La Paz.
– 22-26/08/2017 Cabo de Gata – Níjar Swim Project, reto principal, nadar 60 kilómetros
costa del Parque Natural Marítimo – Terrestre Cabo de Gata – Níjar que distan las
localidades de Carboneras y Cabo de Gata, en 5 etapas consecutivas, contando para ello
con el apoyo de PESCARTES la Asociación de Pescadores Artesanales de Cabo de Gata
Níjar.
– 25/11/2017 Cena Solidaria “Mójate por la vida” en el Club Playa Serena Restaurante
(Roquetas de Mar).
El Club Deportivo TurAniAnA es un club cuyos valores principales son la familia y la solidaridad
y que busca en todas sus actividades colaborar y apoyar a los agentes conocedores del
entorno. Esto ha marcado el diseño y desarrollo de todo el reto deportivo, desde que se eligió
a la Fundación Cris y en concreto el proyecto de investigación para lucha contra el cáncer
infantil hasta la configuración de las propias actividades descritas con anterioridad.

 

Buhita, una de las integrantes de los Pijamask tiene otros super poderes.

Adivináis cuales? Me ayuda en la piscina a quitar el miedo al agua de los peques.

Cuando un peque viene a natación y tiene miedo, puede ser por:

  • una mala experiencia previa
  • desconocimiento
  • miedo porque la piscina es grande
  • no sabe que se va a hacer
  • el agua puede estar fría
  • no está con los papas….
  • mil cosas más

En cualquier caso, tener miedo al agua:

  • no es algo malo
  • no es motivo de burla
  • no es ser menos
  • no tiene edad (hay niños de 3, 6 o adultos con miedo)
  • es fácil ponerle solución

Con ella jugamos mucho, le damos muchos paseos en barco (tabla de natacion), la llevamos a la playa (de lado a lado de la piscina), nos enseña a bucear,  a soplar burbujas y muchas cosas más.

La verdad es una buena compi 🙂

 

Buenos días!

Hoy voy a explicaros cómo consigo dos aspectos fundamentales en la piscina:

  1. Estar a gusto en el agua
  2. Autonomía

Vamos por partes os parece?. Desde mi experiencia es fundamental primeramente estar agusto en el agua, venir contento a las clases de natación,  motivado,  con ganas. Después ya trabajaremos autonomía y demás aspectos (flotación,  giros, desplazamientos….)

Me gano la confianza de los peques jugando con ellos, escuchándoles, abrazandoles. Siempre explico los ejercicios que vamos a a realizar, siempre ofrezco mi ayuda. Y nos es jugar por jugar, cada juego tiene incluido un aspecto acuático a ejecutar.

Una vez que el peque está agusto y confía en mi, paso a realizar ejercicios con churro, en brazos si hace falta. Un ejercicio que me gusta mucho y gusta mucho es hacer “un coche” con un churro y un aro. Favorece la posición de desplazamiento, ayuda al equilibrio, propiocepción e incita al juego.

Y así poco a poco vamos trabajando y nos lo pasamos genial en la piscina!

Oferta de cursos online ¡Aprende y disfruta!

¿Quieres convertirte en el monitor de natación que tus alumnos recuerden con cariño con el paso de los años?, ¿quieres disfrutar de momentos inolvidables con tu bebé dentro del agua?

Hoy estás de suerte porque de la mano profesional de Francisco Sánchez y el método LudoQua® descubrirás que hay otra forma de aprender y enseñar a nadar, mucho más lúdica y divertida.

Aprender a nadar no tiene que ser una obligación. Haz que los más peques se diviertan en el agua mientras juegan y hacen deporte. Esto les ayudará a desarrollar mejor su personalidad y autonomía. Incluso ya desde bebés pueden empezar a disfrutar del agua con sus papás y mamás, ¡crearás un momento familiar excepcional!

¿Qué te proponemos?

  • Formación como monitor de natación para bebés.
  • Formación como monitor de natación infantil.
  • Primeros auxilios infantiles.

¿En qué consiste este curso?

  • Basado en la metodología acuática de LudoQua®.
  • LudoQua® es un método de trabajo empírico creado por Francisco Sánchez, experto en actividades acuáticas, y en el que se ha fusionado el carácter lúdico con el agua.
  • En LudoQua® el deporte es divertido y los niños aprenden a nadar jugando.
  • Formación Online con acceso las 24 horas para que realices el curso a tu ritmo.
  • Con tutor personalizado para resolver todas tus dudas.
  • Aprende a través de ejercicios, videotutoriales y un examen final.
  • Consigue tu diploma acreditativo.

Conseguirás

  • Gestionar un curso completo de natación para bebés.
  • Conocer este tipo de grupos, sus características.
  • Aprenderás en qué piscinas se puede impartir este tipo de clases.
  • Aprenderás las capacidades de los bebés según su desarrollo.
  • Serás capaz de impartir clases dinámicas, divertidas.
  • Formación RESPETUOSA con los bebés y las familias.
  • Gestionar un grupo completo de natación infantil (2-14 años).
  • Enseñarles de una forma divertida, diferente a lo establecido.
  • Primeros auxilios.

¿Cómo trabajar la autonomía en el agua con niños pequeños?

OBJETIVO: cierta autonomía de los niños de 2-3 años en el agua.
EJERCICIO LÚDICO 1: jugamos a saltamontes. Los niños se tiran al agua y
los coge el monitor.
EJERCICIO LÚDICO 2: jugamos a hacer bombas de agua. El niño se tira al
agua de la mano del profesor haciendo una gran bomba.
EJERCICIO LÚDICO 3: realizamos los ejercicios 1 y 2 pero con material
auxiliar. En este caso jugamos al saltamontes nadador y a la bomba boya.
EJERCICIO LÚDICO 4: ya dentro del agua jugamos a cangrejos y los niños
se desplazan por el borde de la piscina agarrados por las manos.
EJERCICIO LÚDICO 5: jugamos a hacer pompas de jabón soplándole al
agua por la boca.
EJERCICIO LÚDICO 6: jugamos a aprender partes del cuerpo mojándolas
por partes: mojamos orejas, barbilla, sacamos pie del agua, etc.
EJERCICIO LÚDICO 7: jugamos a cangrejos con manguitos o material
auxiliar.
EJERCICIO LÚDICO 8: los niños se sueltan del bordillo y jugamos a coches
de carreras ayudados por el monitor.
EJERCICIO LÚDICO 9: jugamos a rescatar juguetes del agua para liberar las
manos del niño. Si el niño tiene juguetes en las manos evitará abrazar al
monitor y así aumentamos su autonomía.
EJERCICIO LÚDICO 10: sacamos los juguetes de la piscina y ayudamos a los
niños a aprender a salir de la piscina solos.
EJERCICIO LÚDICO 11: jugamos a pescadores. Tiramos juguetes a la
piscina; los niños saltan y con la ayuda del monitor se van a pescar.
Volvemos hacia atrás como cangrejos.
EJERCICIO LÚDICO 12: jugamos al circo. Los niños se tiran al agua y nadan
una pequeña distancia con material auxiliar imitando un animal.
Aprender a nadar jugando: método LudoQua
Dependiendo del animal favorecemos la batida de pies, la brazada, la
respiración, etc.
EXTRA DEL MODELO LÚDICO:
Qué más han aprendido los niños:
– Que los saltamontes saltan
– Como hacer la bomba
– Las boyas flotan
– Aprenden partes del cuerpo
– Aprenden a salir de la piscina
– Aprenden animales de circo
– Se inician en los movimientos básicos de natación (muy básico).

Hoy voy a escribir un post en dos 🙂

En este primero vamos a ver el por qué del miedo al agua y las situaciones más comunes desde mi experiencia que generan este miedo.

En el siguiente post explicaré como tratar esas situaciones. Vamos allá!

Vamos a comenzar por el principio que siempre es lo mejor. ¿Por qué miedo al agua?

El miedo es algo irracional, no podemos elegir tener miedo o no. Según la RAE miedo significa: Sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario, Sentimiento de desconfianza que impulsa a creer que ocurrirá un hecho contrario a lo que se desea.. Vamos a analizar estas dos definiciones. El miedo lo podemos definir como angustia real o no, es decir, el peque SABE que el agua le da miedo, o anticipa que determinado ejercicio le va a dar miedo y le crea angustia. Si vemos la segunda definición, vemos cómo el pequeño desconfía de “lo que viene”, le crea angustia y malestar lo que se va a hacer en clases de natación.

Bien, esto que he comentado anteriormente es fundamental y en breve vais a ver por qué. Seguimos con el segundo punto, cómo se producen estas situaciones. Voy a enumerar casos en los cuales según mi experiencia profesional se pueden dar situaciones de miedo al agua.

  • Desconocimiento de la actividad
  • Hacer un ejercicio no deseado (generalmente inmersiones) de forma obligada.
  • No anticipar ejercicios
  • No explicar correctamente la actividad
  • Falta de empatía
  • Falta de profesionalidad
  • Dejadez
  • Pensar que todos los peques son iguales
  • Trabajar de forma muy estricta en el agua.
  • Lanzar de forma brusca al agua
  • Dejar pasar angustia en el agua
  • Enseñar a nadar “a lo bruto”.
  • Y alguna más que seguro me dejo (que es ya un poco tarde pero hago esto con los peques en la cama zzzz…)

En el siguiente post os explicaré cómo ponerle solución. Nos leemos?

Os dejo aquí una entrevista super chula que me han hecho los de EDUCARLEX!

Entrevistamos a Paco Sánchez un profe acuático

Pues si, ya llevaba un tiempo pensando,  que es lo más difícil…

Cómo algunos sabréis ya tengo dos más publicados:

  • Mi bebé flota : un libro sobre matronatacion
  • Aprender a nadar jugando: un libro sobre natación infantil

Y ahora el tercero para rematar será uno de adultos.

En resumen serán 50 Ejercicios para aprender a nadar, cada ejercicio con su explicación con 3 fotos de la progresión. Tamaño bolsillo y como siempre a un precio ínfimo.

Ya está tomando forma y en breve seguro anuncio su publicación.

Con muchas ganas!

Mis otros dos libros aqui:

Mis libros

 

En mi opinión, el aprendizaje de la natación no se debe clasificar por
edades, debido a que habrá niños pequeños sin miedo al agua que se
pueda empezar a trabajar con ellos los movimientos típicos de los estilos,
mientras que otros niños mayores necesiten todavía un periodo de
adaptación.

Pero, sin duda, el aprendizaje de conocimientos y desarrollo
tanto motor como psicológico está ligado a la edad. Con esto quiero decir,
que cada etapa de madurez contiene unos tipos de juegos y un tipo de
tratamiento y educación. Por ejemplo, un niño pequeño puede pasarse
horas jugando con unos cubos a llenarlos y vaciarlos, mientras que otro un
poco mayor necesitará otro tipo de juegos y actividades menos sencillos.
También tendremos esto en cuenta a la hora de programar las actividades
acuáticas.
Todo esto parece muy difícil pero, en base, no lo es tanto. En definitiva,
vamos a seleccionar ejercicios de natación y los vamos a disfrazar de
juegos selectos para que la actividad se convierta en lúdica. Vamos a hacer
que los niños vengan contentos a la piscina, y que, aprendan a nadar
mientras juegan. Por ello, es muy importante que el monitor elija
correctamente los juegos acorde a los objetivos.

 Ellos pensarán que “están jugando a…” mientras que lo
que verdaderamente están haciendo es un ejercicio de aprendizaje del
movimiento de brazos de estilo crol.
La imaginación es muy importante, por lo que no nos debe importar
imaginar nuevas situaciones, o cambiarle el nombre a las cosas. Por
ejemplo, es más atractivo llamar “bocadillo” que “pul buoy”. Son cosas
muy sencillas, pero que con los niños funcionan, y debemos establecer el
aprendizaje a su nivel, y ponernos en su piel. Ya tienen bastantes
obligaciones, y según crecen más; vamos a darles un rato divertido y
lúdico, en el que:
– Aprenden a nadar
– Hacen deporte
– Desarrollan sus capacidades y habilidades sociales
– Aprenden nuevos conceptos y situaciones de la vida real

¿Tú qué opinas?

Pues esto ya ha llegado al final. La oposición ya ha llegado, ha pasado y sólo queda esperar los resultados.

Empezaron muchos y poco a poco el número se ha ido reduciendo….

La prueba de natación en la oposiciones como sigue :

Es una prueba puñetera, porque no es nadar a tope y listo, las dos apneas cortan el ritmo, si te comes la corchera te vas fuera, si sacas la cabeza también… es una prurbanización que exige entregarla para sacar un tiempo decente.

Mi alumno estaba en 40 segundos en nado libre sin apnea. Después de 10 sesiones de entrenamiento su marca fue de 35 segundos (en prueba con las 2 apneas).

Mi alumno estaba con sensación agridulce,  porque estaba contento con la marca,  pero al lanzarse se hundió mucho y perdió algún segundo. De ser así habría hecho 33 segundos y subir puntuación. Pero los nervios van ahí en la oposicion.  No obstante supo recuperar bien y lograr buena marca.

Buen tiempo, un 7’5 de nota en esta prueba. Ello contando con los nervios, la presión de grupo,  comentarios…

Ya ha acabado la oposicion y ha aprobado todo, incluso la nata que era su prueba floja. Ahora solo toca esperar si es uno de los 37 mejores y saca plaza….Ya os diré!

Posiblemente salgan más plazas este 2017/18, si necesitas un entrenador específico para prueba puedes hablar conmigo. Te muestro mi metodología y decides.

Pues ya han acabado las 10 sesiones de entrenamiento personal con “alumno” para la preparación de la parte de natación de oposición de foral.

He de decir que han sido 10 sesiones bonitas, en las que se ha visto: esfuerzo, sacrificio, diversión,  charlas, cansancio, alegría y frustración.

Muchas emociones que se han ido gestionando poco a poco a lo largo de un mes. Hemos trabajado:

  • Posición en el agua
  • Técnica de brazos
  • Técnica de pies
  • Desplazamientos
  • Deslizamientos
  • Apneas
  • Prueba concreta
  • Velocidad
  • Potencia
  • Giros
  • Contrastes
  • Coordinación
  • Interiorización de contenidos
  • Automatismos
  • Y mucho más. …

Os dejo un vídeo con el resumen.

El miércoles sabremos más! Que nervios!

Los primeros días de natación son días de cambios para los peques, y los profes lo sabemos, y es por ello que debemos tener mucha paciencia, mucho tacto, empatía y cariño.

¿Qué hacer? 

Cuando los niños comienzan su primer día de natación generalmente
tienen miedo a lo desconocido. Van a ir a un sitio que no es de su entorno
habitual, y además van a meterse en la piscina con un extraño (a priori).
Vamos a intentar que este “destete” o trance pase de la mejor forma
posible.
OJETIVO: primer día de natación satisfactorio.
EJERCICIO LÚDICO 1: acudimos a la entrada de la piscina donde se
encuentran los niños con sus mamás o papás con juguetes en las manos.
Se los enseñamos y les decimos que solo vamos a jugar, pero en el borde
de la piscina (donde vaya a ser la actividad).
EJERCICIO LÚDICO 2: una vez con los niños en la piscina, les dejamos que
jueguen tranquilamente, que exploren, que jueguen con cubos a llenarlos
y vaciarlos de agua, mojar la pelota…
EJERCICIO LÚDICO 3: una vez que vemos que los niños están tranquilos,
dejamos material que vayamos a usar en la clase cerca de ellos, otro por el
agua; queremos que se fijen y tengan curiosidad por él. Poco a poco se
introduce el monitor a jugar con los pequeños, siempre con mucha
tranquilidad y calma. Es un momento lúdico, tan sólo hay que jugar y
pasárselo bien. Con esto para el primer día puede ser suficiente.
OBJETIVO: entrada al agua.

¿Tu qué opinas?

Mirad quien ha venido a la piscina para echarnos unas mano para aprender a nadar.

La Patrulla Canina!

Los que me conocéis ya sabéis como me gusta enseñar a nadar: jugando. Poco a poco aumentan los amigos que vienen a la piscina conmigo : patos de colores, Ely Pato y Pocoyó, después llegaron los Pijamask gracias a un regalo de Bandai y ayer llegaron dos integrantes de la Patrulla Canina: Rubble y Sky. Llegarán otros integrantes u otros super héroes a la piscina?

Atentos!

Buenos días!

Después de publicar varios post sobre natación,  beneficios y mucho más,  me encuentro con mensajes privados y me preguntáis dónde trabajo.

Hoy os lo voy a desvelar públicamente y además os voy a decir cómo se trabaja 😉

Trabajo en Pamplona, en un gimnasio con balneario que se llama Onfitnes,  junto al centro comercial La Morea. El balneario tiene saunas, jacuzzis y todo eso pero además una piscina para practicar natación. Es ideal para enseñar a nadar porque :

  • El agua está templada y los peques no pasan frío
  • Un ambiente muy tranquilo. Olvidate de mil grupos de natación a la vez, barullos….
  • No hay una “fiesta” en el vestuario.
  • Trabajamos con grupos de máximo 2.
  • Trabajo con mi propia metodología que se llama ludoqua,  aprender a nadar jugando.
  • Son clases muy exclusivas,  con mucha comunicación con las familias, con confianza.
  • No forzamos a los peques, les motivamos.

Si no me crees, pide referencias, busca, llama o pregunta.

Nos vemos en el agua!

Hoy quiero hablaros sobre mi trabajo, el mejor trabajo del mundo.

¿Podéis adivinar? ¿Cuál es tu trabajo perfecto? ¿Estás pensando en el dinero?

Desde hace muchos años, y ya tengo 32 tacos, soy profesor de natación, natación de bebés, infantil, adultos… lo que me pongan por delante. Tengo la formación y experiencia apropiada para dar sesiones con calidad, con respeto y divertidas 😉

Y no hablo de que mi trabajo sea el mejor por el dinero (que no me quejo que cobro muy bien), sino porque mi trabajo es “algo más”.

Ver cómo aprenden a nadar peques tan peques, tan chiquitajos. Verlos que no sabían nada y de repente se manejan solos por el agua. Ver como quitan el miedo otros, como vienen muy angustiados y se van contentos a casa. Ver la cara de felicidad de las familias al ver a sus hijos felices. Ver cómo se fomenta el deporte y bueno hábitos. Ver como se puede trabajar mucho en el agua tengas el obstáculo que tengas. Ver como en el agua no hay raza ni condición, es muy chulo.

Mi trabajo es guay porque me permite CONCILIAR mi vida familiar con mis dos soles, pasar mucho tiempo con mi familia y disfrutarlos a tope. Tener buen ambiente con los compañeros y tener un sueldo para vivir.

Sobre todo mi trabajo es el mejor del mundo porque ayudo a los más peques a superarse, a crecer.

 

Hoy quiero haceros dos preguntas: Cuánto creéis que tarda un niño en ahogarse? Sabes cómo pasa?

Este es un post para poner en vuestro conocimiento no para asustar. Un niño tarda muuuy poco en ahogarse,  entre 30 y 60 segundos tan sólo! Lo peor es que son silenciosos….

Aquí os dejo un video con una presentación para mostraroslo mejor. Cualquier duda me tienes a tu disposición en pakinen.sanchez@gmail.com y WhatsApp 637067006 (+34 fuera de España )

El otro día me preguntaban a partir de qué edad ya pueden ir los peques solos.

La verdad es que es una muy buena pregunta, porque la verdad que no hay ninguna obligación de empezar antes o después en la práctica de la natación. Mi experiencia es que a partir de los 2 años ya van solitos sin los papás y va muy bien. Antes de los 2 años no lo recomiendo. Pero con 2 añitos , ya comprenden, interactúan y podemos empezar a trabajar un montón de habilidades acuáticas y cosas chulas.

Si bien es cierto que si empezamos pronto se cogen hábitos, rutinas, se comienza a hacer ejercicio, se socializa.

¿Va a aprender a nadar con dos años? Claro que no, y quien diga lo contrario miente (con todo mi respeto). Pero es que ir a natación no es sólo “aprender a nadar”. En las clases de natación se enseñan muchas cosas más y, evidentemente, el peque acabará nadando. Pero hasta los 4 años más o menos no nadará como estilo propiamente dicho.

Lo que sí conseguimos antes son habilidades y desplazamientos en el agua. No debemos confundir desplazarse por el agua que nadar, son cosas diferentes. Es como el aquafitness, no se nada, pero se hace ejercicio en el agua. No todo es nadar o no.

Bueno, pues con 2 años, con grupos reducidos, un profe implicado y una buena metodología se practican y se consiguen muchas cosas: flotaciones, propiocepción en el agua, respiración, zambullidas, pérdida de miedo, rutina, ejercicio aeróbico….

Yo trabajo con niños a partir de 2 años y es estupendo.