¡Hola de nuevo! Vuelvo a ser Vanessa Calonge del blog Hedwig Kudo. Espero que la primera entrada que publiqué en este magnífico espacio de Paco os gustase y sirviera. Hoy vengo a analizar otro factor relacionado con los influencers: tener presencia en YouTube. ¿Se puede vivir de ello? ¿Debemos enfocarlo simplemente como extra para desarollar nuestra marca personal? Estas y otras cuestiones son las que trataremos hoy.

Cabecera sección 'Influencers' -Blog de Paco-

¿Se puede vivir de YouTube?

Es una pregunta trampa, porque depende de qué entendamos con vivir. Si hablamos de crear una empresa o una línea de productos alrededor de tu persona, YouTube puede ayudarte en la promoción y venta. Pero si en cambio tocamos el lado más influencer y esperamos que nuestros materiales nos den suficientes ganancias para vivir… siento ser portadora de malas noticias.

Es un mito que con las visualizaciones de los vídeos se pueda vivir. Quizás en el extranjero que hay mejores métricas sí podemos considerarlo y tenga una viabilidad, pero en España no es el caso. Algunos de los youtubers más influyentes en los últimos meses no han tenido reparo en confirmarlo públicamente este hecho.

También si estás leyendo estas líneas porque estabas pensando en iniciar esta andadura por economía, ten claro que las cosas han cambiado mucho. La monetización de los vídeos ya no lo puede hacer cualquiera, si no que debes cumplir una serie de requisitos como llegar a ciertas visualizaciones al año y tener una cantidad importante de suscriptores. Así que te esperan muchos meses de trabajo sin ver resultados económicos. Y por ello la premisa importante es: ¿disfrutas elaborando vídeos para la plataforma? Si la respuesta es negativa, mi recomendación es que ni lo intentes.

Entonces… ¿cómo puedo rentabilizar mis vídeos?

Si queréis YouTube porque os sentís cómodos con su sistema de publicación, o porque al ser un servicio Google hacer SEO con su buscador es más fácil, solo hay un camino para sacar rentabilidad a esos materiales. Buscar la financiación fuera de la plataforma. Lo más fácil es hacer como Paco: crearte una plataforma formativa y fijar precios o invitar a conseguir donaciones.

Pero otra fórmula es utilizar plataformas de micromecenas como pueden ser Patreon o Ko-fi. Se trabaja con pequeñas donaciones o incluso cada mes pueden ofrecer una cantidad y a cambio ofreces un servicio. Para el ámbito de la formación Patreon lo veo muy útil porque de esta manera las consulta quedan recogidas en esa plataforma al tener una sección de foros. Permite incluir imágenes y otros sistemas para crear una comunidad en ese espacio, siendo por tanto un buen servicio el que ofrecemos.

La tercera vía es darnos de alta en alguna plataforma de influencer marketing. La más famosa del momento y que funciona muy bien es Socialpubli.com. Es la que más redes sociales nos permite acceder y los precios por publicación son buenísimos. De esta manera no solo vamos a monetizar YouTube, si no que si tenemos más redes sociales, podemos monetizarlas también y sacar más beneficio.

¿Vale la pena utilizar YouTube para mejorar mi marca personal?

En el momento que escribo estas líneas: sí. Como he comentado es una herramienta utilísima en SEO por ser un producto de Google. Pero también hay que decir que si mantiene este maltrato a sus creativos, puede perderlo.

Facebook y Twitter ya están maltratando los enlaces al no visualizarlos. El primero su algoritmo esconde los vídeos de YouTube y apenas tienen repercusión. Un hecho normal pues Facebook quiere que publiquemos directamente en él.

En el caso de Twitter el castigo viene a que no es un material atractivo. Cuando publicas un tweet con un enlace de YouTube, no tiene una carga previa. Nos sale el enlace feo y que puede pasar desapercibido por la gran mayoría de usuarios. Porque esa red social se ha vuelto muy visual. Solo se carga si entramos en el tweet y lo visualizamos, pero en la time line (TL) aparece como lo he descrito: un simple enlace.

Es por eso que muchos creativos suben sus vídeos en esas plataformas y no difunden el enlace de YouTube. Y con Instagram que va evolucionando a pasos agigantados y hace una semana estrenó IGTV, deja claro que Google tiene que hacer un análisis profundo.

Y por eso por el momento sólo veo útil subir los vídeos en YouTube si vamos a publicarlos en blogs escritos y los complementamos o nos nutrimos exclusivamente de la audiencia propia que está en YouTube. Siendo una táctica incorrecta querer atraer espectadores de otros espacios por lo ya mencionado.

Así que como todo: utilizar YouTube o no depende mucho de nuestros planes. Pero por favor: que no os vendan la panacea y que es el arreglo económico de vuestras vidas. Porque eso sí que no lo va a ser.

YouTube se rompe

About Vanessa Calonge

Nacida un 30 de abril de 1987 en Barcelona, desde pequeña he tenido adoración por la literatura y los animales. En 2015 fusioné mis dos amores con la publicación de Universo Agapornis, un manual dedicado a los agapornis, unos loritos africanos. Actualmente estoy centrada en la difusión de cine, literatura y las entradas de este blog en las redes sociales. En mi bitácora personal de Wordpress realizo escritos sobre redes sociales, reseñas de productos y doy mi opinión.

Comments are closed.

Post Navigation